En su suicidio autoinducido, ETA termina por ceder a la presión de Otegi, según Ludger Mees

Arnaldo Otegi, de EH Bildu.
Arnaldo Otegi, de EH Bildu.
El catedrático de la Universidad del País Vasco Ludger Mees habla de "la tardía pero eficaz" emancipación del grupo de Arnaldo Otegi que, convencido de que ETA no tenía futuro, le amenaza con dejarla sola y acabar como la Baader-Meinhof alemana.
En su suicidio autoinducido, ETA termina por ceder a la presión de Otegi, según Ludger Mees

A una “visión simplista” sobre Euskadi, el profesor Ludger Mees contrapone una “realidad compleja”. El catedrático de Historia de la Universidad del País Vasco Ludger Mees se propone desmontar en un libro –The Basque contention (El contencioso vasco)– dos tópicos extendidos en el mundo anglosajón: la existencia de un conflicto del pueblo vasco contra España por su soberanía y el terrorismo como derivada de ese conflicto.

“La sociedad vasca es plural y debe acordar internamente su modelo. Este debe ser negociado entre las instituciones vascas y el Estado, mientras la violencia siguió su propia dinámica”, subraya Ludger Mees. Asimismo, este catedrático resalta que, a diferencia de Irlanda, donde existían dos comunidades enfrentadas, en Euskadi “un grupo violento, de cariz totalitario, quiso imponer su modelo a toda la sociedad vasca”.

El profesor Ludger Mees –presentado por el diario El País como coautor del libro El péndulo patriótico (2005), "la mejor historia del nacionalismo vasco para algunos expertos"– califica el final de ETA como “suicidio autoinducido”.

“ETA pudo continuar. Tenía comandos y armas. Pero decidió parar porque no tenía alternativa. Sufría una exitosa presión policial y judicial; tenía enfrente un potente movimiento ciudadano; se sumaba la impopularidad del terrorismo tras el 11-S y, finalmente, algo insuficientemente valorado: la tardía pero eficaz emancipación del grupo de Arnaldo Otegi que, convencido de que ETA no tenía futuro, le amenaza con dejarla sola y acabar como la Baader-Meinhof alemana. ETA termina por ceder a la presión de Otegi”, reflexiona el profesor Ludger Mees.

En un artículo publicado en 2012 en El PaísLudger Mees sostenía que la política de la izquierda abertzale ha estado al dictado de "un grupo armado que amenazaba y mataba" por pensar diferente. @mundiario

En su suicidio autoinducido, ETA termina por ceder a la presión de Otegi, según Ludger Mees
Comentarios