Las sucesivas declaraciones del estado de alarma dan pie a un claro incumplimiento legal

Pedro Sánchez. / Pool Moncloa / Borja Puig de la Bellacasa
Pedro Sánchez. / Pool Moncloa / Borja Puig de la Bellacasa
La conferencia de presidentes de este domingo deja en el aire los apoyos a Sánchez. Peor aún, barones del PP, encabezados por Núñez Feijóo, Díaz Ayuso y Juan Manuel Moreno, coincidieron con el presidente catalán, Torra, y el lehendakari vasco, Urkullu, en pedir que se levante el estado de alarma.
Las sucesivas declaraciones del estado de alarma dan pie a un claro incumplimiento legal

La última comparecencia televisiva del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, no deja lugar a las dudas: nos ponemos en el verano con el virus a cuestas. A una nueva prórroga quincenal del decreto de alarma le seguirán otras más, hasta ya entrados en la temporada estival. 

Hay una circunstancia que está pasando inadvertida y que, a mi juicio, supone un claro incumplimiento legal. Y es que la ley orgánica reguladora del estado de alarma exige, para que pueda autorizar el Congreso de los Diputados la prórroga correspondiente, explicitar el alcance y las condiciones  de la continuidad de esta situación excepcional. Pues bien, ninguno de los decretos publicados en el Boletín Oficial del Estado (BOE)  sobre las sucesivas prórrogas, que hasta ahora fueron autorizadas, recogen la más mínima explicación del alcance de la  nueva declaración de la  alarma, ni tampoco contienen referencia alguna a los requisitos con los que se autorizaron.

La Constitución limita la duración temporal del estado de alarma a 15 días, y una vez transcurridos, corresponde al Congreso de los Diputados supervisar si se dan o no las condiciones para que pueda continuar, por más tiempo. Es decir, el Gobierno propone y el Parlamento decide. Sin embargo, estamos asistiendo a la perversión de lo que sin duda quiso el constituyente y desarrolló el legislador orgánico.

Según explicó el presidente Sánchez, es el Gobierno quien toma discrecionalmente  la "decisión política"  de prorrogar por 15 días, y el Congreso se limita  a ratificar lo decidido por la mayoría exigida. Así se explica que los debates en la Cámara Baja deriven en cualquier cosa muy alejada de una  discusión sobre las condiciones que correspondería imponer a los parlamentarios para la continuidad del estado de alarma. 

Todo parece indicar que continuaremos en esta dinámica paralegal hasta el verano, y quizá también por más tiempo. Pero tampoco puede perderse de vista que Pedro Sánchez afronta un problema inminente: el respaldo del PP y del PNV a la prolongación del estado de alarma, que finaliza el 9 de mayo, está cada día más en el aire. La conferencia de presidentes autonómicos celebrada este domingo dejó en el aire los apoyos a Pedro Sánchez. Peor aún, barones del PP, encabezados por Alberto Núñez Feijóo, Isabel Díaz Ayuso y Juan Manuel Moreno, coincidieron con el presidente catalán, Quim Torra, y el lehendakari vasco, Íñigo Urkullu, en pedir que se levante el estado de alarma. Veremos. @mundiario

Las sucesivas declaraciones del estado de alarma dan pie a un claro incumplimiento legal
Comentarios