Suárez, Juan Carlos I, González y el PSOE

Plaza Joan Carles I en Palma de Mallorca. / Mundiario
Plaza Joan Carles I en Palma de Mallorca. / Mundiario

Si el rey de España no necesita defenderse de nada, la contrapartida necesaria es que nadie puede ni podrá jamás ofender su condición.

Suárez, Juan Carlos I, González y el PSOE

Comprendo que al PSOE le interese proteger al rey, pues saben perfectamente que, sin su intervención, Felipe González no le habría ganado fácilmente las elecciones del 82 a un Suárez que siguiera en La Moncloa. Fue Juan Carlos I quien, con supuestas intrigas y amenazas antidemocráticas, acabó con quien había sido elegido libre y legalmente en 1977 y 1979. Incluso la aventura se le fue de las manos al rey, y Tejero y los suyos se atrevieron al 23-F de 1981.

Además, ambas partes, tan interesadas en la inviolabilidad real, han sido pilladas. El PSOE con sus antiguos AVE y Filesa y sus modernos ERE’s, y el ex rey, acusado por su amiga Corinna del cobro de comisiones ilegales vinculadas a la venta de productos y servicios de empresas privadas españolas a dictaduras peligrosas para la estabilidad mundial.

Pero este país, siempre dispuesto a encontrar miligramos de aire libre hasta entre la podredumbre, podrá romper también el blindaje real. Dado que tal protección convierte al rey de España en alguien que no necesita defenderse de nada, la contrapartida necesaria es que nadie puede ni podrá jamás ofender su condición. Se abre así la veda para toda clase de improperios que nos permitan respirar sin miedo. Además, ahora sabemos que es Europa, y no nuestro bunker judicial, quien protege la libertad de expresión en España.

Ayer paseaba por la plaza más concurrida de Palma de Mallorca y encontré el cartel municipal que le da nombre, y que también he elegido para ilustrar estas palabras. Lo imaginé boca abajo y me sentí reconciliado. @mundiario

Suárez, Juan Carlos I, González y el PSOE