La sociedad no permitirá que la asistencia a los pensionistas se recorte

Pensionistas. / estrategiaynegocios.net
Pensionistas. / estrategiaynegocios.net

Nuestro políticos ya pueden ir pensando alguna fórmula para que el sistema de pensiones siga funcionando porque los ciudadanos nunca consentirán que nuestros mayores queden en la indigencia.

La sociedad no permitirá que la asistencia a los pensionistas se recorte

Son más de 8 millones y pueden llegar a ser muchos más, pero son nuestros padres, abuelos, o nosotros mismos, gente que ha cotizado una media de 35 o 40 años para que otros pudiesen vivir dignamente, o al menos sobrevivir, y no se quedarán parados mientras existan otros gastos menos prioritarios, mientras estemos en un país donde los políticos son el doble de la media europea, muchos más que en Alemania donde tienen más niveles administrativos y el doble de habitantes. En España estas cargas sociales solo representan el 12% del PIB, bastante inferior a la Europa desarrollada. Los ciudadanos no tenemos nada que ver con el hecho de que la caja del sistema de pensiones que están vaciando, se haya establecido como cerrada, que no es lo más habitual, ni de que los ingresos actuales sean inferiores a los pagos. En Suiza, donde los políticos no cobran porque deben tener un trabajo al margen, ocurrió algo parecido al principio de la crisis y para prevenirlo convocaron un referendum donde la gente se opuso a cualquier recorte aún a costa de cotizar más.

Europa es el único sitio del mundo donde se estableció un sistema social en el que el Estado garantiza los derechos básicos del ser humano, la enseñanza, la salud, y el mantenimiento de las clases pasivas, parados, incapacidad, y jubilaciones, y no estamos dispuestos a perderlo mientras haya dinero para hacer un solo edificio oficial, para mantener la burbuja política, una autopista o un AVE, ni para comprar un cañón. Las necesidades básicas siempre serán primero, y más cuando se ha creado un fondo a los largo de la vida que dicen que no existe, que se ha gastado y hay que recortar. Es falso, lo que hay que hacer es priorizar porque el hecho de que se vivan más años era totalmente previsible y el indice de natalidad no influye en absoluto en un país con un paro descomunal y en un mundo donde lo que sobra es gente ofreciéndose a trabajar. Es posible que los robots nos liberen del trabajo, pero aun así el político, si es digno de llamarse así, debe instrumentalizar los medios para el sostenimiento de nuestros mayores y de nuestros menores cuando alcancen esa edad.

Que no nos preparen con engaños porque ya pensamos por nosotros mismos. No se nos escapa que hay paises donde la cobertura social cubre hasta la dentadura, las gafas o los audífonos, donde no se es desdentado, sordo o ciego en función del nivel económico, donde existe la pensión al ama de casa alcanzada una edad, y aún así sobreviven. Tampoco es cierto que vivamos más, solo hay que visitar algunas residencias de ancianos para ver que siguen vivos más años pero como lo haría un vegetal, con alzheimer, demencia senil, sordos o ciegos, en sillas de ruedas o encamados en su mayoría. La vida útil del jubilado, la que le permite recoger los frutos de una vida de esfuerzo y tener una gratificación, sigue siendo la misma, la que ahora le quitamos haciéndolos trabajar más años para pagarles una pensión que no les alcanzará para costearse una residencia digna o un cuidador.

Estamos quitando la ilusion y la esperanza a las generaciones jóvenes que ya piensan en cómo cotizar en el mínimo, o no cotizar, porque su recompensa está en el aire. Que busquen soluciones nuestros representantes si quieren representarnos porque aunque España esté robotizada al 100% y todos estemos parados, habrá un sistema impositivo para pagar las pensiones o no habrá Estado.

La sociedad no permitirá que la asistencia a los pensionistas se recorte
Comentarios