La soberanía popular ahogada en una sopa de letras

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, abrazados. / Mundiario
Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, abrazados. / Mundiario
Los 167 diputados de 7 listas distintas que engloban 9 formaciones con varios partidos dentro, han logrado formar un gobierno presidido por Pedro Sánchez, pero ¿representan la soberanía popular?
La soberanía popular ahogada en una sopa de letras

Hay que tomar mucha distancia para poner algo de objetividad a esa pregunta porque la Ley Electoral deja en manos de 19.800 votantes de Teruel Existe (TE) el destino de 47 millones de españoles. Es una ley injusta y circunstancial que deja fuera del Parlamento a partidos que han obtenido un respaldo dieciséis veces mayor que TE pero no deja de ser un ley refrendada por la mayoría dentro de un paquete que los grandes partidos han renunciado a modificar ya que a ellos les  cuesta el escaño 52 o 54.000 votos mientras que a Ciudadanos o Más País les cuesta 160.000, y si Ciudadanos tuviese 30 escaños o Pacma 8 otros tendrían menos y el panorama sería diferente.

Dejando a parte la controversia de esa Ley , lo que sí queda claro es que los ciudadanos votaron al PSOE con la promesa electoral de no gobernar con Unidas Podemos porque quitaba el sueño a los españoles, incluyendo a Sánchez, y que nunca pactaría con el independentismo. Eso es lo que votaron más de 6,7 millones de personas pero el abrazo de Pedro Sánchez con Pablo Iglesias 36 horas después del cierre de las urnas dejó muy claro que era algo premeditado, ya en la época que prometía todo lo contrario. En Europa esto no tendría transcendencia porque "allí" cuando alguien no cumple sus promesas electorales, o no las puede cumplir, dimite, claro que también dimiten por copiar en un examen y ya no digamos por mentir o inventarse un master, pero aquí no dimite nadie si descontamos a Albert Rivera que se fue por el fracaso electoral que le supuso cumplir lo prometido en campaña. 

Que la corrupción en Andalucía no hubiese castigado al PSOE carece de significado porque tampoco había castigado al PP ni a CIU. Parece que en España se valora la picaresca, el ser listo, y Pedro Sánchez lo es, pero se menosprecia al trabajador honrado que además no miente. Lo que nos ofrece ahora más dudas es si esos 167 escaños que representan el 45,65% de los votantes (el 31,89% del censo electoral) tiene algo que ver con nuestra soberanía porque ni la formación de gobierno ni su programa es lo que han votado los socialistas, y recordemos que en España no hay segunda vuelta, solo programa, y nadie nos habló de que la pretensión del PSOE era un gobierno con dos ministros sin experiencia que admiran el modelo de Cuba y tres con menos experiencia aún, que admiran el modelo de la Venezuela de Maduro a la que asesoraron, además que el que nos envía Colau es partidario de la autodeterminación y el separatismo. 

Siendo la situación creada de extrema gravedad hay que analizar todas sus consecuencias y no solo las evidentes. Por ejemplo, estamos en la OTAN organización politico-militar de 29 países que se unen para defenderse del comunismo, ahora presente en nuestro Gobierno y con acceso a documentación de la OTAN ¿nos expulsarán? Esperemos que no porque una segunda Marcha Verde podría aparecer cualquier día en Canarias, por ejemplo. También es importante que el aumento de impuestos anunciado representa un incremento de ingresos de 1.800 mill€ frente al incremento de gastos de 35.000 ¿de donde saldrá el resto? De todos nosotros salvo que la UE rechace los Presupuestos que es lo más probable. Podríamos seguir todo el día pero para muestra un botón.

Como aquí tenemos disciplina de voto con listas cerradas y no podemos votar a mano alzada como en la antigua Grecia o Roma, y ni siquiera hay democracia directa como en Suiza donde podríamos exigir que leyes que no nos gustan se sometan a referéndum, lo más honrado en estas circunstancias sería modificar la ley electoral por consenso y convocar elecciones cuyo resultado nos represente, claro que ya he dicho que en España ser honrado no es un mérito y probablemente el gobierno se caiga solo por discrepancias. En España es difícil poner a dos de acuerdo pero a once parece imposible y las leyes no saldrán aprobadas a pesas se que ahora Bildu y ERC son sanchistas. @mundiario

La soberanía popular ahogada en una sopa de letras
Comentarios