Sitúan al general Sanz como estratega para recuperar la imagen de Juan Carlos I

cf0241ef2bfc017eb801a06c85de5381 [640x480]
El general Sanz, intermediario con Corinna.
El encargado convencer a Corinna para que devolviera pruebas y callara sobre sus relaciones con el rey honoríico parece recuperar su papel.
Sitúan al general Sanz como estratega para recuperar la imagen de Juan Carlos I

El teniente general Félix Sanz Roldán, que fue Jefe del Estado Mayor de la Defensa (JEMAD) y más tarde director del Centro Nacional de Inteligencia, aquel general amigo del rey honorífico al que visitó en Abu Dabi y que aprovechó de paso para vacunarse contra la Covid, mientras los demás españoles esperábamos turno, estaría al frente de una campaña para la rehabilitación de Juan Carlos I, según ha descubierto el periodista e historiador Juan Rada. Según parece, este general, ahora asesor internacional de Iberdrola, con un sueldo de un cuarto de millón de euros anuales, es el centro de una campaña que busca aliados en los medios para que creen un clima favorable al regreso del ex monarca, dentro de la cual se anuncia la publicación de dos libros para recuperar su imagen.

En sus denuncias por acoso, la ex manceba de Juan Carlos, Corinna Larsen, lo acusó de haberla amenazado a ella y a sus hijos si no callaba la boca sobre sus relaciones con el mal llamado rey emérito, revelando que se entrevistó con ella en Londres, por encargo de su antiguo amante. Sanz Roldán cumplió esa nada apropiada misión para un general de hacer de palanganero de los enredos de su amigo Juan Carlos con una de sus amantes más famosas, desde su puesto de jefe de la inteligencia española, como si en ello fuera el interés de la nación. Luego, en su comparecencia en el Congreso contó una filigrana de disculpas e incluso bromeó con respecto a la casita a un tiro de piedra de la Zarzuela, en el Pardo, donde Juan Carlos mantuvo durante un tiempo alojada a su querida, diciendo que el rey iba a esta casita a “dormir la siesta”, pero ella guardó elementos comprometedores de los apaños de su amante, hasta convertirse en un molesto testigo de sus trapacerías.

Corinna declaró ante notario que el 5 de mayo de 2012, en The Connaught Hotel, el propio exdirector del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) Félix Sanz Roldán la "amenazó" a ella y a sus hijos para "que no hablara con los medios". Pero el general lo negó una y otra vez. En los ajustas de cuentas, de pasados días felices y viajes amorosos. Una de las revelaciones más insólitas es que la señora Larsen dijo que, tras la ruptura, el rey le hizo devolver el coste de los vuelos privados que tomaron juntos durante el tiempo que duró la relación. Según dijo, tuvo que reembolsar el dinero a una cuenta gestionada por Álvaro de Orleans-Borbón, primo del monarca y beneficiario de las fundaciones en las que también figuraba Felipe VI. ¡Qué historia!

Juan Carlos quería recuperar documentos comprometedores

Juan Carlos estaba preocupado de por recuperar documentos comprometedores que tuviera Corinna, por lo que había encomendado a San Roldán esa delicada misión por si se hallaban en el domicilio de su ex amante en Mónaco. Justamente, la operación se llamaría “Operación Mónaco”, montada por el CNI, y de la que Juan Carlos fue puntualmente informado. El 17 de mayo de 2012, el jefe del CNI había enviado un correo a la ahora demandante con el siguiente texto, de lo que se había informado previamente al rey, reconociendo que los servicios de inteligencia españoles consideraban que “los servicios que hemos estado prestando tanto a usted como a su entorno (casa y oficina) desde hace algún tiempo, ya no son necesarios. Como podrás recordar, nuestro objetivo cuando nos involucramos en este asunto era evitar que cualquier extraño pudiera entrar en sus instalaciones, o pudiera intentar acercarse más de la cuenta o invadir su privacidad. Después de algún tiempo, estamos seguros de que ya no está bajo ningún tipo de vigilancia y de que no hay ninguna amenaza a su integridad física”. El general tutea a Corinna y la trata de “Querida princesa”.

Roldán envía un mensaje a Corinna el 24 de abril de 2012, en el que le daba cuenta de que su número dos operativo del servicio secreto iba a ponerse en contacto ella. Se recurrió a él porque estaba en riesgo la imagen de la Corona y la monarquía misma. Sanz negó que la CNI se hubiera dedicado a proteger a la amante del rey, si bien detrás de esa pantalla estaba el verdadero fin de recuperar los documentos comprometedores para Juan Carlos.  En marzo de 2017, el llamado “Mr.Sánchez (el coronel R.S.P)  fue destinado como agregado a la embajada española en Londres, Curiosa coincidencia que el nuevo destino del militar estuviera situado a unas manzanas de la residencia familiar de Corinna en Eaton Square, en Belgravia. Era preciso conocer si se conservaba, y en ese caso, recuperar, la supuesta cinta con la grabación del encuentro londinense entre Sanz Roldán y Corinna. Según quien lo cuenta, las versiones varían sobre lo que declara de nuevo Félix Roldán el 25 de julio de 2018, en que el jefe del CNI comparece ante la Comisión de Gastos Reservados para explicar la implicación de los servicios de inteligencia, con relación a las grabaciones que se han ido conociendo de las conversaciones de Corinna delante del empresario  Juan Villalonga con el ex comisario Villarejo con las viejas historias de comisiones, cuentas en paraísos fiscales y demás y repetidos enredos. En su poco airoso papel, Roldán reconoce sus reuniones con Corinna, pero niega la parte substanciosa del motivo de estas reuniones para cubrir al rey honorífico, ¿entonces, cuál era su papel de palanganero? @mundiario

Sitúan al general Sanz como estratega para recuperar la imagen de Juan Carlos I
Comentarios