Los niños sirios llevan tres años sin ir a la escuela y ahora ni siquiera tienen comida

Refugiados de Siria © ACNUR/ S.Malkaw
Refugiados de Siria © ACNUR/ S.Malkaw

Los sirios, entre los bombardeos del régimen y el juego pragmático de EE UU, Rusia y sus aliados. El pulpo ruso-americano que tiene manos en todas partes del mundo.

Los niños sirios llevan tres años sin ir a la escuela y ahora ni siquiera tienen comida

Los sirios, entre los bombardeos del régimen y el juego pragmático de EE UU, Rusia y sus aliados. El pulpo ruso-americano que tiene manos en todas partes del mundo.

Arrancamos 2014 con las imágenes sobrecogedoras que nos vienen desde Siria y los campamentos de refugiados sirios en los países vecinos, imágenes de niños inocentes sufriendo el frío, el hambre y el miedo, imágenes de mujeres llorando y gritando por sus hijos muertos bajo los escombros, imágenes de hombres destrozados y aniquilados… en fin imágenes de sirios de todas las edades que mueren lentamente entre los bombardeos del régimen, el juego de intereses mundiales y los cambios climáticos…

Las agresiones del régimen de Bashar y sus milicias han superado tres años, lo que empujó a la mayor parte de los sirios a abandonar su país dirigiéndose a buscar refugio en los países vecinos inaugurando así nuevos sufrimientos en los campamentos de refugiados como la falta de comida, las olas de nieve y frío… sufriendo también la traición humana.

La mitad de la población siria necesita ayudas humanitarias urgentes y más de la mitad de los niños sirios no van a sus clases porque sus escuelas fueron derribadas por los sucesivos bombardeos del régimen cumpliendo así tres años sin escolarización.

El régimen del dictador Bashar ha podido experimentar todo tipo de armas y torturas sobre el pueblo sirio desamparado: torturas físicas y morales, armas blancas y de fuego, armas químicas, bombardeos y barriles explosivos desde la aviación…

Siria y los sirios se han convertido en un laboratorio de armas por parte del criminal de guerra Bashar.

EE UU y Rusia andan como Tom y Jerry que se pican, se pelean… pero al final se reconcilian como que nada hubiera pasado, dejando los nervios del mundo al suelo. Estas dos semifuerzas juegan dos papeles en la escena teatral siria: EE UU interpreta el rol de partidario de la oposición y Rusia el rol de partidario del régimen pudiendo así destruir legalmente la civilización siria porque tienen complejo de las civilizaciones.

Después de destruir social y culturalmente Siria, Tom y Jerry y sus aliados, por supuesto, vuelven a reconciliarse de nuevo inaugurando una nueva escena teatral; la de unirse para combatir el terrorismo en Siria imaginado y creado a veces por ellos mismos.

El pulpo ruso-americano que tiene manos en todas partes del mundo debe recordar lo dicho: por más corto que sea el camino, quien pisa fuerte deja huellas.

Los niños sirios llevan tres años sin ir a la escuela y ahora ni siquiera tienen comida
Comentarios