De síntomas y causas: enfrentando la actual pandemia

¿La nueva normalidad?
¿La nueva normalidad?

La improvisación y las medidas aviesas e insulsas, más allá de las teorías conspirativas, le están costando caro a muchos países.

De síntomas y causas: enfrentando la actual pandemia

Leí en BBC Mundo un artículo que me pareció muy interesante, por cuanto que trata un tema que, aunque comprensible en alguna medida, pareciera estarse pasando por alto en todo el mundo (o por lo menos en una parte considerable), sobre todo en los países que pueden en un momento dado hacer una diferencia en función de atacar los efectos sanitarios de la actual pandemia de Covid-19 y los esfuerzos científicos y políticos que para ello sea menester realizar: el mundo está tratando los síntomas y no las causas.

El artículo que cito, hace referencia a un informe presentado recientemente a la Organización de Naciones Unidas, titulado: "Previniendo la próxima pandemia: las zoonosis y cómo romper la cadena de transmisión", cuya autora principal es la profesora Delia Grace. (El artículo está firmado por Alejandra Martins y puede leerse en: https://www.bbc.com/mundo/noticias-53435056). Como puede intuirse, tanto el artículo como el informe citados tratan de aquellos países que tienen la capacidad, la voluntad y los recursos mediante los cuales se pueda desarrollar la vacuna que la humanidad espera con ansias, además de los estudios necesarios y fundamentales para evitar que vuelva a ocurrir algo similar (otra pandemia) en corto plazo.

En tal sentido, valga decir que improvisar y tomar medidas absurdas, arbitrarias y cortoplacistas es sencillamente inaceptable en estos casos, sobre todo porque en este caso se trata de valiosas vidas humanas. En términos sanitarios, ha quedado evidenciado que nadie está preparado para algo como lo que le ha caído al mundo encima, eso está más que claro. No obstante, la improvisación y las medidas que responden a intereses aviesos y personalistas, más allá de las teorías conspirativas y en ocasiones hasta irrisorias, ya le están costando caro a muchos países que sin duda tardarán lo suyo en recuperarse.

En lo relativo a lo puramente económico, el hecho de reabrir las economías y dar paso a eso que ha dado en llamarse la “nueva normalidad” no significa necesariamente que éstas (las economías) se verán recuperadas de la noche a la mañana como por arte de magia, eso tomará su tiempo y requerirá de algunos esfuerzos adicionales, sin duda, particularmente en países donde los índices de desarrollo y desigualdad han sido bastante altos e incluso preocupantes las más de las veces durante los últimos años. Si algo ha venido a desnudar con estrépito la actual pandemia que afecta al mundo es justamente eso: la existencia de profundas desigualdades sociales y el insulso anacronismo de muchas políticas públicas que no responden a la realidad de la población de los Estados. La salud pública es el mejor ejemplo de ello.

Los seres humanos estamos aprendiendo a acostumbrarnos a una nueva forma de vida, a nuevos patrones de conducta, y en algunos casos, en ciertas áreas del mundo, quizá a nuevas formas de asumir el propio comportamiento humano en cuanto al consumo de alimentos que llevamos a la mesa. Atacar los síntomas y efectos de una enfermedad es de suma importancia, por supuesto, pero atacar las causas, el origen de las enfermedades que afectan a los seres humanos, como la que hoy día nos ocupa, eso es sencillamente imperante y necesario. @mundiario

De síntomas y causas: enfrentando la actual pandemia
Comentarios