Los sindicatos franceses desafían a Macron con huelgas y protestas

Protestas en Francia. Twitter
Protestas en Francia. / Twitter

Decenas de miles de personas se han congregado en las calles para rechazar los planes de reformas del joven presidente galo.

Los sindicatos franceses desafían a Macron con huelgas y protestas

Emmanuel Macron enfrenta una nueva prueba de fuego. Y al parecer la supera. Los sindicatos franceses han desafiado al presidente galo con huelgas y protestas para levantar la voz contra los planes de reformas del joven mandatario. El toque de atención de este jueves afectó al funcionamiento de sectores como el transporte o la educación. El líder del partido En Marché! resiste.

La manifestación masiva constituye la mayor protesta contra el jefe de Estado desde que este asumiera el poder en mayo de 2017. La revuelta ha agrupado a empleados del transporte aéreo y ferroviario, de la educación y de la salud, además de los sectores políticos contrarios al inquilino del Palacio de Elíseo. Según cifras oficiales, un 14,5% del personal educativo y un 35,4% de los ferroviarios siguieron la huelga.

En esa línea vale la pena destacar que Francia no fue este jueves un país bloqueado o en llamas contra el presidente reformista, pero si hubo un mensaje contundente de la ciudadanía: existe un inmenso malestar difuso en varios sectores. Tan solo en París se congregaron unas 47.800 personas, según el recuento de un consorcio de medios de comunicación y el gabinete de análisis Ocurrence por medio de captadores de imágenes y un algoritmo, añade diario español El País.

 

Los funcionarios han defendido que la reforma de Macron atenta contra el poder adquisitivo de los ciudadanos y además pone en riesgo el estatuto de los empleados públicos. Esta medida prevé la supresión, de ahora a 2022, de 120.000 puestos de los 5,6 millones actuales para ahorrar 4.500 millones de euros. Los transportes —trenes y aviones— funcionaron a medio gas, explica El País.

Sin embargo, la lucha de calle de los sindicatos y partidos de izquierda parece ser insuficiente para frenar el programa de reformas de Macron. El llamado “presidente de los ricos” se mantiene fuerte ante sus políticas y ha dejado claro que sabe cómo sobrellevar las crisis. "Nos mantendremos firmes", adelantó hace unos días su ministro de Economía y Finanzas, Bruno Le Maire.

El pueblo, por su parte, también ha prometido seguir adelante con su causa. Algunos comentaristas han advertido que las huelgas y manifestaciones del denominado “jueves negro” son solo el prólogo del pulso que se escenificará a partir de abril, cuando los ferroviarios comiencen un paro intermitente de tres meses contra la reforma de la SNCF, la compañía pública de ferrocarriles. Esta reforma contempla excluir a los nuevos contratados de los beneficios laborales de los ferroviarios, como la posibilidad de jubilarse entre los 50 y los 55 años, apunta El País. @mundiario

 

 

Los sindicatos franceses desafían a Macron con huelgas y protestas
Comentarios