Sessions asume como fiscal general y promete mano dura contra la inmigración

Jeff Sessions. / RR SS
Jeff Sessions.

Uno de los hombres más criticados en el Gabinete de Donald Trump se ha convertido en el nuevo director del Departamento de Justicia tras un acalorado debate en el Senado.

Sessions asume como fiscal general y promete mano dura contra la inmigración

Tras una agitada sesión en el Senado, Jeff Sessions asumió como el nuevo fiscal general de Estados Unidos en presencia de Donald Trump. El senador del Partido Republicano por Alabama ratificó en su discurso de toma de posesión la dureza antiinmigratoria que su jefe puso de moda durante su campaña legal. Sessions prometió que el combate contra la inmigración ilegal será una de las prioridades de su gestión. "Necesitamos un sistema legal de inmigración, que se ajuste a los intereses del pueblo de Estados Unidos", halagó el nuevo fiscal al inquilino de la Casa Blanca.

Sessions prosiguió dignificando la labor que emprenderá el Departamento de Justicia a partir de ahora con él a la cabeza. "Eso no está mal. Eso no es inmoral. Eso no es indecente. Admitimos a más de un millón de personas al año en el país legalmente, y tenemos que acabar con esta ilegalidad que amenaza la seguridad pública y rebaja los salarios de los trabajadores estadounidenses", aseguró.

Sessions ascendió al cargo de titular del Departamento de Justicia tras haber sido ratificado por la Cámara Alta el día miércoles, en medio de un serio fuego cruzado entre los senadores. A lo largo de su carrera política, el nuevo fiscal ha sido acusado de racismo, principalmente por su época como fiscal en Alabama, uno de los estados que más sufrió la segregación legal de los afroamericanos en la década de los setenta, así como por su tibieza al momento de hacer referencias al Ku Klux Klan.

Nuevo decreto presidencial

El presidente estadounidense también ocupó su jueves en la firma de un decreto con el que se creará una comisión que tendrá como misión "desarrollar estrategias para reducir delitos, incluyendo en particular la inmigración ilegal, el tráfico de drogas y los delitos violentos", según se lee en el documento. Será precisamente Sessions quien esté a la cabeza de la misma. Posteriormente, aprobó otro decreto para fortalecer sus estrategias de lucha contra el narcotráfico.

Trump se mostró orgulloso en el acto de nombramiento del nuevo funcionario, a quien felicitó por marcar el inicio de una "nueva era de justicia", en un tiempo en el que el crimen y el terror se han catalizado, según sus palabras. Sus palabras hacen recordar al discurso de mano dura característico del expresidente Richard Nixon, coincidentemente también republicano, en la década de los 60.

Pese al sensacionalismo de ambos, lo cierto es que la situación criminal en el gigante del norte no es tan alarmante como ambos quieren hacer creer. Si bien en el 2015 los índices de asesinatos y la tasa de crímenes violentos crecieron, no están ni cerca de ser los más elevados en los últimos 47 años, como acusó Trump hace unas semanas.

Sessions asume como fiscal general y promete mano dura contra la inmigración
Comentarios