¿Serán las elecciones europeas una oportunidad para el ciudadano europeo?

José Luis Marbán
José Luis Marbán, con alumnos del Colegio Salesiano San Juan Bosco.

Dos experiencias sobre el terreno invitan a reflexionar sobre la profundidad del escepticismo del ciudadano europeo, que puede ser presa fácil de populismos varios en la próximas elecciones.

¿Serán las elecciones europeas una oportunidad para el ciudadano europeo?

Dos experiencias sobre el terreno invitan a reflexionar sobre la profundidad del escepticismo del ciudadano europeo, que puede ser presa fácil de populismos varios en la próximas elecciones al Parlamento Europeo de 1914.

Por tercer año consecutivo he participado en el programa Back to School, una iniciativa que organiza la Comisión Europea y que coordina su  Representación en España, con sede en Madrid. Su principal objetivo es acercar la Unión europea (UE) a los chicos y chicas de los centros de enseñanza. En esta ocasión los alumnos de 1º de Bachillerato (16 años) del Colegio Salesiano San Juan Bosco de A Coruña pudieron “ponerle cara “ a la UE a través de alguien que como ellos frecuentó las mismas aulas y correteó por el mismo patio.

He constatado siempre que los jóvenes agradecen la presencia cercana de alguien que les explique “eso de Europa “, que perciben tan lejano y complicado, aunque forme parte de sus vidas, sin ser conscientes de ello, y que determinará en gran mediad su porvenir.

Dicho esto, esta vez he observado en ellos una preocupante atonía, lo que requeriría un mayor y continuado esfuerzo para mejorar la formación de los jóvenes en este terreno. Los materiales de estudio dirigidos a profesores y alumnos que proporciona al Colegio la Representación de la Comisión Europea serán un apoyo importante.

Asimismo, participé en una sesión informativa en torno a la cuestión “¿Compensa ser ciudadano europeo?” organizada por Europe en Direct de la Diputación de A Coruña y la Universidad Senior (mayores de 50 años) de A Coruña, con ocasión del Año Europeo de la Ciudadania 2013.

En este caso, el debate con unos 70 asistentes  resultó vivo y animado. Se reconoce que compensa ser ciudadano europeo, aunque no se es consciente de los derechos que otorga ni de su ejercicio. Se preguntan qué es ser europeo, perciben un exceso de burocracia y que los políticos no defienden sus intereses en “Europa” a la que siguen asociando como responsable de la destrucción de la industria naval y de los problemas de la flota pesquera gallega. No obstante, se reconoce que muchos males, como, por ejemplo, los problemas medioambientales de las rias, son culpa de nosotros mismos. “ Se nos han caído los ídolos”, manifestó una senior, expresando así su frustración en estos tiempos de crisis y abierta corrupción.

Visto lo anterior, y ante las próximas elecciones al Parlamento Europeo de mayo de 2014, ¿no creen que es urgente y necesario hacer una pedagogía de los valores y de la influencia de Europa en nuestras vidas, que vaya más allá de los tópicos, los estereotipos y las convenciones? ¿Serán las elecciones europeas una oportunidad para que el ciudadano europeo, que por primera vez va a participar – indirectamente- en la elección del Presidente de la Comisión europea, sienta que su voto cuenta en la Unión Europea?

Si la crisis de la zona euro ha hecho saltar el debate europeo de los consejos de administración a los bares y restaurantes, podría contribuir también a una mayor e inédita movilización política en la próxima primavera.

¿Serán las elecciones europeas una oportunidad para el ciudadano europeo?
Comentarios