El secretario de salud de EE UU dimite en medio de un escándalo por uso de dinero público

Tom Price, exsecretario de salud de EE UU. Fortune
Tom Price, exsecretario de salud de EE UU. / Fortune

El republicano Tom Price ha presentado su renuncia a raíz de la controversia causada por el desembolso de unos 300.000 dólares del erario público estadounidense para viajes particulares.

El secretario de salud de EE UU dimite en medio de un escándalo por uso de dinero público

El secretario de Salud y Servicios Humanos de Estados Unidos, Tom Price, ha presentado este viernes su renuncia, la cual fue aceptada por el presidente Donald Trump, según ha informado la Casa Blanca. La dimisión del funcionario se produce en medio de un escándalo que ha sacudido la opinión pública, luego de que se revelara que Prince había estado usando aviones privados para realizar múltiples viajes de negocios del gobierno, lo cual significaría un gasto de miles de dólares a las arcas del Estado.

Según sostienen medios internacionales, Trump, ya estaba evaluando la posibilidad de despedir a su secretario de salud, no solo por la ola de críticas que ha despertado en la última semana, sino más bien por el temor de salir salpicado por el embrollo de los jets privados. De hecho, al ser consultado públicamente sobre el caso, el mandatario republicano declaró: “No estoy feliz, ¿ok?”, dejando al aire su evidente malestar con la controversia. Unas horas después, la administración del neoyorquino oficializó el cese de las funciones de Price por medio de un escueto comunicado.

La polémica que ha hecho caer a Price estalló el pasado viernes, cuando el diario Politico destapó la trama, denunciando que en los últimos meses el funcionario había incurrido en unos gastos superiores a los 400.000 dólares en 24 vuelos privados, algunos de ellos con un coste de hasta 25.000 dólares. La publicación detalla que Price incluso habría alquilado un avión para un vuelo de ida y vuelta entre Washington y Filadelfia -un viaje de poco más de media hora- aún cuando existen numerosas rutas comerciales entre ambas ciudades, que habrían servido al representante de gobierno para trasladarse sin generar gastos adicionales al erario público.

Acorralado y frente a la imposibilidad de frenar el escándalo, el médico y ex legislador, no tuvo otro remedio que reconocer sus acciones, pedir disculpas y, en una jugada que buscaba reivindicar su imagen, prometer que reembolsaría todo el dinero al Estado. Sin embargo, ni el gesto de “buena voluntad” del secretario han servido para salvar su puesto, el cual ya se tambaleaba debido a los constantes intentos fallidos por desmantelar el Obamacare.

Como consecuencia de la denuncia, el Comité de Supervisión y Reforma del Gobierno de la Cámara ha decidido emprender una amplia investigación de los altos cargos políticos designados. Asimismo, la portavoz de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders, ha señalado que “el presidente tiene la intención de designar a Don J. Wright de Virginia para que sirva como secretario en funciones” desde este 29 de septiembre.

La renuncia de Tom Price llega como una muestra más del vendaval que se vive dentro la administración de Donald Trump. En pocos meses han abandonado el barco republicano el consejero de Seguridad Nacional, el secretario de Prensa, el jefe de Gabinete, el director de Comunicaciones y el estratega jefe. Y aunque el origen de cada despido o renuncia ha sido diferente, todos tiene un punto en común: la mala determinación del rey de los negocios para hacer política.

MUNDIARIO te ofrece suscribirte a otros análisis de Política.

 

El secretario de salud de EE UU dimite en medio de un escándalo por uso de dinero público
Comentarios