Buscar

MUNDIARIO

382209

Secesionistas catalanes intensifican su campaña por la independencia

Una vez que ya consideran que los niños y jóvenes educados en colegios y universidades que controlan ya están maduros, los secesionistas lanzan un órdago al Gobierno.

Secesionistas catalanes intensifican su campaña por la independencia
Independencia, ilusión y ficción van de la mano en Cataluña.
Independencia, ilusión y ficción van de la mano en Cataluña.

Raúl Saavedra

Articulista e ingeniero industrial (+).

Una vez que ya consideran que los niños y jóvenes educados en colegios y universidades que controlan ya están maduros, los secesionistas lanzan un órdago al Gobierno.​

 

En Cataluña no parece que estemos ante la búsqueda de una mayoría parlamentaria cualificada que permita iniciar un proceso por los cauces legales. Estamos más bien ante un proceso donde hay un Parlamento en el que los independentistas no representan más allá del 35% de los catalanes por mucho que la ley electoral les haya dado la mayoría. Los engaños provenientes de una educación parcialmente sesgada se ven ahora agravados por la precampaña electoral que ya se ha iniciado. En esta campaña hay dos bandos. Uno es el de los activos secesionistas, que a veces engañan a la gente de buena voluntad, y otro el de todos los demás, que siguen inmersos en sus luchas internas y en la precampaña de las elecciones generales, como si lo de Cataluña fuese pecata minuta. De esta forma nadie se molesta en decir al pueblo catalán cuál es la realidad. Tanto es así que los rebeldes se crecen tanto que afirman que el Parlament no respetará las leyes españolas que para ellos son como las leyes de Franco, algo que podría llevar a reaccionar un gobierno menos asustado con perder el poder.

En cualquier caso, lo más importante, mientras los catalanes no se manifiesten de forma legal, es que los programas sean realistas, viables, y los argumentos también. Estos días hemos visto a siete aspirantes a presidentes del Barcelona con las camisetas del 27-O que apoyan la independencia mientras afirmaban que jugarían la Liga española. Eso es mentira porque jugarían la Liga española si son españoles o si España quiere, lo mismo que si dicen que quieren jugar la Liga alemana será si Alemania quiere.

Otra falsedad es que ya se esté repartiendo el programa económico, como se regirá la economía catalana si se logra la independencia, etc. Y es falso porque no se informa de la realidad sobre los ingresos. Todos los países tienen deudas públicas pero el caso catalán no lo permite. Si reconocen la deuda actual están en quiebra y listos para un rescate con la particularidad de que nadie los rescatará porque estarían automáticamente fuera de la Unión Europea y del euro. Las decisiones al respecto son por unanimidad y sería necesario en voto de España, que evidentemente no lo daría. Y si se niegan a pagar la deuda aprenderán que nadie presta dinero a un moroso. Quizás convendría ver las dificultades de Grecia, que si no es por los tres rescates estaría en una crisis profunda durante muchos años.

Se puede entender que los catalanes quieran manifestar su firme voluntad de separarse de España, pero con la verdad, que saldrán de la UE, del euro, que estarán en quiebra, que pasarán muchos años difíciles antes de levantar la cabeza, que muchas empresas se marcharán de Cataluña, que las empresas catalanas, como cualquier otra, han de pagar sus impuestos donde se genera el benefício y en el país de la sede social solo la diferencia, que precisarían un ejército, una jefatura de Estado, embajadas..., que los demás españoles no verían con buenos ojos los productos catalanes, etc. Una independencia cuesta más de lo que suponen.

Personalmente, nunca me ha parecido mal que se haga un referéndum donde sepamos cuál es el sentir de la mayoría de catalanes, pero sobre una información veraz, no partidista. Lo de celebrar la fiesta por anticipado puede traer serios disgustos y sorpresas, entre otras cosas porque ninguna encuesta indica que vayan a obtener más del 35% del voto catalán, y nunca la mayoría. Si son mayoría en el Parlament es gracias a la ley electoral, pero sin mayoría real del pueblo. ¿Darán el seudoreferéndum por perdido o por ganado? ¿Y qué les lleva a pensar que por la fuerza vencerán a España?