Buscar

MUNDIARIO

Santiago-Teo, propuesta de fusión municipal a pie de urna

Los alcaldes "rupturistas" de Santiago y Teo se proponen impulsar un convenio de fusión de ambos concellos en cuanto arranque la nueva legislatura, es decir, tras las elecciones municipales del 26-M.

Santiago-Teo, propuesta de fusión municipal a pie de urna
Casa do Concello de Teo, en A Coruña. / Wikipedia
Casa do Concello de Teo, en A Coruña. / Wikipedia

Resulta que la cosa va en serio. O eso parece. Los alcaldes "rupturistas" de Santiago y Teo se proponen impulsar un convenio de fusión de ambos concellos en cuanto arranque la nueva legislatura, es decir, tras las elecciones municipales del 26-M. La iniciativa, que pretende adaptar la realidad administrativa a la social, sería sometida en su caso al refrendo de los vecinos, a los que, en opinión de Martiño Noriega y Rafael Sisto, corresponde decidir porque ellos serían en última instancia los beneficiarios o perjudicados por la integración de sus ayuntamientos. El debate ciudadano ya está en marcha. Se trata de que los futuros ediles de la comarca compostelana no lo puedan eludir, sino que tengan que pronunciarse al respeto en la inminente campaña electoral. 

Noriega y Sisto se la juegan. Mucho más el regidor de Teo que el compostelano, porque a fin de cuentas no va a faltar quien utilice la propuesta de fusión para desgastar electoralmente a alguien que –si se quiere ver así– desde la propia alcaldía propone que su municipio sea "absorbido" por la capital. El movimiento de Sisto es todo lo valiente que se quiera, pero políticamente es poco menos que un suicidio. Lo que se dice un hara kiri institucional. Por el contrario, Martiño incluso podría rentabilizar en las urnas el "movimiento expansionista" que convertiría a Compostela en la tercera ciudad de Galicia, por delante de Ourense, al alcanzar los ciento veinte mil habitantes. 

Hay quien ya olvidó que Martiño Noriega fue alcalde de Teo durante varias legislaturas. De ahí en 2015 dio el salto a Santiago, sin renunciar a sus raíces y dejando como delfín/sustituto a quien ahora parece estar dispuesto a sacrificarse en beneficio de su mentor al apadrinar con él una idea que no está claro, ni mucho menos, que cuente con el respaldo de la actual y de la futura mayoría municipal teense y que seguramente va a generar una gran polvareda cívica en víspera de la cita con las urnas.

A Martiño Noriega solo podrán acusarle de poner en circulación una propuesta que tiene mucho de globo sonda, o de vender de humo político. El asunto no ha sido debatido formalmente por la corporación saliente y habrá que ver si la entrante está dispuesta a embarcarse en un proyecto de este tipo, que tiene sus riesgos. Por lo antecedentes se sabe que tan sólo resulta viable si los gobiernos locales involucrados son del mismo color político y si cuentan con el beneplácito -y a ser posible la implicación activa- de la autoridad superior competente (Diputación, San Caetano, etc). Claro que a nadie le cabe en la cabeza que, llegado el caso, el presidente de la Xunta, sea quien sea, fuese a poner trabas a una fusión municipal. Menos aún Feijoo, cuando siempre estuvo "absolutamente a favor" de la integración de concellos y se atribuye, con razón, el éxito de haber refrendado la de Oza-Cesuras, la primera que se materializó en Galicia en más de cuarenta años, que se dice pronto. @mundiario