Buscar

MUNDIARIO

El Gobierno se salta el marcado de calidad europeo y distribuirá batas y mascarillas quirúrgicas

El marcado CE es imprescindible para la fabricación, venta y distribución de todo tipo de productos dentro del territorio de la UE. España registró un repunte de contagios y fallecidos tras cuatro días de descensos.
El Gobierno se salta el marcado de calidad europeo y distribuirá batas y mascarillas quirúrgicas
El Ministro Salvador Illa, con Pedro Sánchez, presidente de Gobierno. / RR SS
El Ministro Salvador Illa, con Pedro Sánchez, presidente de Gobierno. / RR SS

Firma

Maira Perozo

Maira Perozo

La autora, MAIRA PEROZO, es periodista. Colabora en MUNDIARIO, donde también coordina MUNDIEDICIONES. Tiene experiencia en el área política, pero también como asesora y moderadora de programas de televisión. @mundiario

Acorralado por la crisis del coronavirus y el repunte en el número de muertos en las últimas 24 horas el ministro de Salud de España, Salvador Illa, ha tomado una nueva decisión extrema que podría poner en vilo la salud de los sanitarios y del colectivo general. 

En el Boletín oficial de este martes Salvador Illa saltando el marcado CE emite una orden para dar licencias y distribuir mascarillas, equipos de protección individual (EPI) y otro tipo de material sanitario sin que los fabricantes cumplan con los requisitos exigidos por la Unión Europea. Esto se mantendrá en vigencia mientras dure el estado de alarma en España. El asunto cobra importancia si se tiene en cuenta que el sello de calidad CE es imprescindible para la fabricación, venta y distribución de todo tipo de productos dentro del territorio de la UE

Ahora bien, son conocidos los errores que ha cometido el ministro de Salud en el manejo de la compra de material sanitario, en medio de la crisis, como la adquisición de los polémicos "test rápidos" que resultaron un fiasco. Frente a esto, el presidente Pedro Sánchez le relevó esta responsabilidad y delegó en Reyes Maroto, ministra de Industria, asumir esta comprometida misión. 

Salvador Illa vuelve a la primera línea en la toma de decisiones para adquirir suministros y hará llegar a las autonomías una cantidad de productos que no llevan este marcado CE. El Gobierno argumenta que tratan de copar la alta demanda que en este momento se requiere para proteger la salud pública. Por ello el ministro se arropa en el artículo 13.a) del Real Decreto 463/2020, por el que se declaró el estado de alarma el pasado 14 de marzo y que lo habilita, como "autoridad delegada competente", para la gestión de la situación de crisis sanitaria ocasionada por el Covid-19. Este texto contempla todo tipo de "medidas dirigidas a proteger la salud y seguridad de los ciudadanos, contener la progresión de la enfermedad y reforzar el sistema de salud pública".

A partir de ahora, la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios "podrá autorizar de forma expresa la puesta en el mercado y la puesta en servicio de productos para los cuales no se hayan satisfecho los procedimientos de evaluación relativos a la colocación del marcado CE". De acuerdo con el BOE, además de recibir las batas quirúrgicas o mascarillas de protección especial para sanitarios sin el sello, también se aprueban licencias a empresas que deriven su producción a este tipo de insumos, sin pasar los procedimientos de rigor.

El Ejecutivo se atribuirá cualquier consecuencia que se derive de la medida. "La eventual responsabilidad patrimonial que pudiera imputarse", dice el BOE, "por razón de la licencia excepcional previa de funcionamiento de instalaciones, el uso de productos sin el marcado CE, o de las garantías sanitarias no exigidas a un producto será asumida por la Administración General del Estado".

La decisión sin duda constituye otro paso más en la cuerda floja del ministro de Sanidad, sin saber qué consecuencias traerá en la situación de crisis que atraviesa el país cuyas luces parecen apagarse de nuevo este martes con el repunte de contagios y fallecidos tras cuatro días de descensos. Ahora son 743 los muertos por el coronavirus y 4.478 nuevos casos, lo que eleva a 13.798 el número de víctimas mortales y a 140.510 el número total de casos. @mundiario