Buscar

MUNDIARIO

Sánchez promete que no habrá elecciones nuevamente y mete presión al PP

El presidente en funciones evita mencionar a ERC en su discurso y pide a populares y Ciudadanos que pongan de su parte para su investidura.
Sánchez promete que no habrá elecciones nuevamente y mete presión al PP
Pedro Sánchez (centro), durante la inauguración de la Cumbre COP 25. / Twitter
Pedro Sánchez (centro), durante la inauguración de la Cumbre COP 25. / Twitter

Firma

Héctor Antonio Morales

Héctor Antonio Morales

El autor, HÉCTOR ANTONIO MORALES, es colaborador de MUNDIARIO. Se formó en la Universidad Rafael Landívar de Guatemala. @mundiario

Pedro Sánchez ha intentado calmar las aguas este lunes al asegurar que no habrá terceras elecciones de ninguna manera. El panorama no es tan alentador como su tono, aunque también es cierto que no responde preguntas desde hace 18 días. La idea del presidente en funciones, expresada durante la inauguración de la Cumbre del Clima COP 25 es formar Gobierno "cuanto antes".

Salvo que no pueda eludirlo, Sánchez ha guardado total silencio mientras su partido intenta llegar a un acuerdo con las bancadas legislativas para poder investirlo nuevamente como presidente. Las negociaciones, si bien en marcha, se han ido torciendo ligeramente, en especial luego de que ERC declarara la semana pasada que no tienen prisa por llegar a un acuerdo para su abstención, por lo que el pleno de investidura podría demorarse hasta enero. El PSOE quiere hacerlo en la semana del 16 de diciembre, pero se ve quimérico a estas alturas.

El líder socialista sostuvo la idea de que al país le urge un Gobierno cuanto antes y luego quiso quitarse presión de los hombros al asegurar que la formación de un nuevo Ejecutivo depende "de todas las fuerzas políticas" no solo de Unidas Podemos, sus socios en la empresa, y el mismo PSOE. Así, el presidente pidió a los demás partidos a que planteen "alternativas" para desenredar todo cuanto antes. Esto fue una clara indirecta a Ciudadanos y al Partido Popular, que con algo más de 90 diputados podrían llevarlo a La Moncloa con su abstención.

Como sea, Sánchez no parece muy convencido de lo que está tramando su partido. El presidente en funciones pasó de largo al ser abordado por Esquerra Republicana de Catalunya, que es su última bala para poder repetir su puesto. Sí que quiso volver a atacar al Partido Popular. "Todos tenemos que aportar al desbloqueo. Nadie está pidiendo a ningún partido político que renuncie a ser alternativa del Gobierno del PSOE. Al contrario. Lo que proponemos es que desbloqueen. Espero encontrar generosidad cuando el jefe del Estado encargue formar Gobierno", dijo. No obstante, de momento el gobernante no se ha puesto en contacto todavía con su homólogo popular, Pablo Casado, quien este día reiteró que los suyos no van por la labor de hacerle fácil la vida a nadie. @mundiario