Buscar

MUNDIARIO

Sánchez no negociará con Iglesias hasta que éste renuncie a una coalición

El presidente en funciones ha dejado claro que su partido no compartirá asientos en el Consejo de Ministros y aboca al país a nuevas elecciones.
Sánchez no negociará con Iglesias hasta que éste renuncie a una coalición
Pedro Sánchez, presidente del Gobierno. / PSOE.
Pedro Sánchez, presidente del Gobierno. / PSOE.

Firma

Héctor Antonio Morales

Héctor Antonio Morales

El autor, HÉCTOR ANTONIO MORALES, es colaborador de MUNDIARIO. Se formó en la Universidad Rafael Landívar de Guatemala. @mundiario

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias han vuelto a exponer la ruptura absoluta de relaciones entre ambos y sus partidos en el Congreso. Los líderes del PSOE y Unidas Podemos han terminado de confirmar que la investidura seguirá bloqueada y, con eso, España se dirige de forma imparable a nuevas elecciones. Iglesias se presentó en el hemiciclo para invitar al presidente en funciones a volver a sentarse para negociar, a lo que el jefe socialista dijo que solo lo hará si le presenta "algo nuevo que plantear, más allá del Gobierno de coalición, convoque a la mesa de negociación".

Sánchez demuestra así que sigue ensimismado en gobernar en solitario. Eso sí, ha despejado balones asegurando de que no quiere elecciones. "Después de cuatro elecciones en un mes que ganó el PSOE nosotros somos los últimos a los que les interesan las elecciones. Lo vamos a intentar hasta el final”, defendió. Posteriormente, volvió a hurgar la herida asegurando de que hay varias fórmulas "para entenderse; no solo la coalición".

Iglesias replicó defendiendo de que es momento de que ambos se pongan manos a la obra en vez de seguir enviando a equipos negociadores. La idea fue rechazada sin contemplaciones por el jefe de Gobierno. Iglesias ya había reprochado la pobre actitud del gobernante desde la fallida investidura de julio. "¿Sabe cuántas veces me ha llamado desde la investidura fallida? Cero. ¿Usted cree que es serio?", espetó. Posteriormente, atacó asegurando que la coalición propuesta en julio "no iba enserio. Porque, si no, lo habría mantenido. Una coalición no se negocia en tres días. Creo que le descolocó que yo me retirara".

El debate del miércoles fue convocado para comparecer sobre las dos últimas reuniones que celebró el Consejo Europeo. Sánchez compareció durante 75 minutos en este respecto, pero con las réplicas se fue metiendo de a poco en la política nacional y la posibilidad de que haya o no Gobierno nuevo en est emismo mes. Iglesias disparó todas las balas que tenía, incluso la del Gobierno en Italia, que estará formado por el populista Movimiento 5 Estrellas y el Partido Democrático, asegurando que deberían intentar algo semejante antes de forzar elecciones.

Lo que es seguro es que el jefe morado se niega a rendirse. "Sentémonos usted y yo. Usted me vetó. Asumo que este veto continúa. Sigo en la misma posición, creo que hay una posibilidad de que no haya que llevar al país a elecciones", dijo. Pero el jefe del Ejecutivo se niega a dar su brazo a torcer y le dijo que hay más formas de llegar a un acuerdo, no solo una coalición, que es la obsesión de Iglesias.

Durante el pleno, en el que también se hizo una sesión de control al Gobierno, empezó con Sánchez rindiendo cuentas de lo que obtuvo en la última reunión del Consejo de Europeo en el verano. Mientras se distenía sobre los nombramientos del Consejo, el presidente en funciones pidió a los partidos de derecha que dejen de bloquear la investidura. "España necesita grandes transformaciones basadas en grandes consensos. Para lograrlo es imprescindible que se inicie la legislatura y que se construya un Gobierno socialista", dijo.

Sánchez también explicó el proyecto integrador de Europa en el que el país ambiciona a ser uno de los principales impulsores. De acuerdo a sus palabras, España sacó buenas sensaciones del cónclave del 1 de julio. El jefe de Gobierno resaltó el ascenso de Josep Borrell como alto representante de la Unión Europea.

Preparado ante el Brexit

Posteriormente, abordó uno de los temas que tienen sacudida a Europa, como el divorcio del Reino Unido y la Unión Europea. "El legado del Brexit es añadir más incertidumbre a toda Europa pero sobre todo a la propia sociedad británica", explicó. "El Brexit nace de la polarización y debilitamiento de la democracia deliberativa con mentiras sobre la salida idílica de Europa, con un sí o no, sin matices, sin buscar una tercera vía, el resultado solo puede crear debilitamiento de la democracia británica", prosiguió. "La Unión ha sido flexible pero ya no cabe hacer más concesiones. Todos deseamos una salida ordenada. Si la salida es desordenada, España está preparada y por eso quiero trasladar confianza a los españoles que están en el Reino Unido", cerró en este punto.

Por último, el Partido Popular y Ciudadanos echaron mano de los asuntos europeos para sus diatribas contra el presidente del Gobierno, para luego sacar la bala de Cataluña. "Le pido, señor Sánchez, que requiera a Torra, en virtud del artículo 155, que retire su anuncio de desacato, como ha dicho sobre la futura sentencia del procés. Le pido que diga si va a aplicar el artículo 155", compareció Rivera. Casado, en cambio, se fue por la crisis migratoria. "España no merece tener que celebrar nuevas elecciones pero tampoco merece un presidente como usted", dijo. @mundiario