Buscar

MUNDIARIO

Sánchez e Iglesias se reunieron a escondidas para avanzar su cooperación

El presidente y el líder de Unidas Podemos, sin embargo, constataron que de verdad no hay punto de conciliación entre ambos a día de hoy.

Sánchez e Iglesias se reunieron a escondidas para avanzar su cooperación
Pedro Sánchez y Pablo Iglesias. / Twitter
Pedro Sánchez y Pablo Iglesias. / Twitter

Firma

Héctor Antonio Morales

Héctor Antonio Morales

El autor, HÉCTOR ANTONIO MORALES, es colaborador de MUNDIARIO. Se formó en la Universidad Rafael Landívar de Guatemala. @mundiario

Pedro Sánchez parece haberse resignado a tener que acercarse a Pablo Iglesias para formar Gobierno. El presidente en funciones y el líder de Unidas Podemos se reunieron el lunes por la tarde en La Moncloa a fin de dialogar la posibilidad de dar a luz a un nuevo Ejecutivo. No obstante, según citan diversos medios a sus fuentes, las posturas de ambos son muy diferentes y la cita no dejó mayor conclusión de que los dos saben que necesitan el uno del otro. "En lo único que estamos de acuerdo es en que tenemos que ponernos de acuerdo", había dicho Iglesias hace unas semanas y parece que de verdad es así.

Pese a la buena relación entre ambos, lo cierto es que ninguno puso sobre la mesa ningún plan concreto. El PSOE insiste en que no está dispuesto a ofrecer más que un Gobierno de cooperación, tal y como ya habían dejado claro la semana pasada cuando ambos se reunieron en el Congreso de los Diputados. Eso, no obstante, no basta para saciar el hambre de Iglesias y los suyos, quienes insisten en entrar sí o sí al Ejecutivo.

Eso sí, la semana pasada tras haberse reunido en la sede del Organismo Legislativo, el líder morado bajó un poco sus expectativas, aceptando el dichoso término de "cooperación" en vez de "coalición". "Lo importante son los contenidos", dijo, aunque eso se puede interpretar también como que él mantendrá su idea de entrar a toda costa en un nuevo Gobierno.

Tras las elecciones del 28 de abril, el PSOE empezó con un discurso que habrá dejado sorprendido a más de uno, pues llegó a asegurar que gobernaría en solitario pese a tener apenas 123 diputados. Bateó desde el inicio a Pablo Iglesias y los suyos pero los acontecimientos de las últimas semanas empiezan a torcerle el brazo. Descontada la bendición del PP y Ciudadanos, al jefe del Ejecutivo en funciones no le ha quedado más que mendigar migas de pan con los partidos independentistas y algunos otros pequeños como la Unión del Pueblo Navarro. No obstante, el juicio del procés y la intromisión de su propio partido en la Comunidad de Navarra le han complicado sus planes. Iglesias es el único que siempre se ha mostrado dispuesto a apoyarle pase lo que pase. @mundiario