Buscar

MUNDIARIO

Sánchez frena la mesa de diálogo por las diferencias en el Gobierno catalán

Las denuncias sobre espionaje alejan la posibilidad de esos encuentros entre ambos Gobiernos, aunque ERC haya insistido en que se trata de asuntos distintos.
Sánchez frena la mesa de diálogo por las diferencias en el Gobierno catalán
Pedro Sánchez y Quim Torra. / Mundiario
Pedro Sánchez y Quim Torra. / Mundiario

Maira Perozo

Periodista.

El encuentro entre el Gobierno de Pedro Sánchez y Quim Torra se mantiene sin fecha en el calendario, desde que en febrero de este año se anunció que las reuniones serían mensuales.

Sin embargo, la pandemia trastocó todas las agendas de esta y otras tantas iniciativas en el país, incluso más recientemente las elecciones vascas y gallegas.


Quizás te pueda interesar

El espionaje a los móviles de Torrent y Maragall destapa otra crisis política en España


Ahora bien, inicialmente se acordó que comenzarán antes del mes en curso; no obstante el Ejecutivo cree que no están dadas las condiciones frente a las diferencias que mantienen con el Gobierno catalán. Así lo ha expresado la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, refiriéndose a Junts per Catalunya y ERC.

Este martes ERC ha salpicado al equipo de Sánchez y esto atiza el clima político, tras revelarse el espionaje al móvil de Roger Torrent, presidente del Parlament, ataque realizado con un programa al cual, solo acceden los gobiernos. Como primera medida, ERC ha solicitado la comparecencia urgente del ministro del Interior, Fernando Grande –Marlaska.

“Sí, hay que hacerla”, ha señalado respecto a la reunión la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, pero ha pedido que para ello los partidos independentistas que gobiernan Cataluña presenten una agenda común.

“El Gobierno de Cataluña tiene dos partidos diferentes, uno de ellos está en la tesitura de sentarse pronto, pero hay pronunciamientos del otro partido no afín a esta posición; cuando parezca que haya acuerdo, nosotros nos sentaremos”, ha señalado Calvo.

Estas denuncias sobre espionaje alejan la posibilidad de esos encuentros entre ambos Gobiernos, aunque ERC haya insistido en que se trata de asuntos distintos. “Nos sentamos a negociar teniendo presos políticos, exiliados y con la represión en marcha. De hecho, con una persona represaliada en la mesa mirando al Gobierno. Estamos en la mesa de negociación para resolver el conflicto político y acabar precisamente con la represión”, argumentan los republicanos.

Incluso, la portavoz del Ejecutivo catalán, Meritxell Budó, considera que es el Gobierno quien pone las excusas para no reunirse, no obstante, reconoce que el tema de rebrotes hace más difícil fijar una fecha. @mundiario