Sánchez anuncia una reforma para aumentar el control sobre el CNI

El presidente Pedro Sánchez en el Congreso. / Mundiario
El presidente Pedro Sánchez en el Congreso. / Mundiario

El presidente asegura que el CNI actuó bajo la “legalidad” ante las escuchas con ‘Pegasus’ a independentistas. Ha asegurado que “no conoce ni decide” las acciones de inteligencia.

Sánchez anuncia una reforma para aumentar el control sobre el CNI

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, ha prometido que el Ejecutivo reformará la ley orgánica del control judicial del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) y que impulsarán la aprobación de una nueva ley de secretos oficiales, que sustituirá a la vigente desde 1968, en un intento por controlar los servicios de inteligencia españoles y “para evitar que estas brechas (en la seguridad) vuelvan a producirse en el futuro”.

Así lo ha explicado el secretario general del PSOE en el Congreso, en un pleno monográfico, donde Sánchez compareció por primera vez para abordar la crisis por el escándalo de espionaje a independentistas catalanes y vascos con el programa ‘Pegasus’, que fue solicitado por todos los grupos parlamentarios a mediados de mayo, excepto por los socialistas.

En este sentido, el presidente ha calificado de “impostergable” que cambie la normativa de control sobre las actuaciones de inteligencia, y ha justificado que la ley de secretos oficiales “se adapte a los principios democráticos y constitucionales” y que se reforme la ley en aras de aumentar el control del Ejecutivo sobre el CNI.

Ante las escuchas en los móviles del propio presidente y sus ministros de Defensa y de Interior, anunciados en pleno escándalo y reproche de los partidos separatistas, Sánchez ha puntualizado que “es necesario aumentar las capacidades de los servicios de inteligencia frente a los ataques de los servicios de inteligencia hostiles”.

El Gobierno “ni conoce ni decide” las actuaciones del CNI

Sánchez ha defendido la legalidad del CNI, asegurando que el Gobierno “no conoce ni decide” las actuaciones de los servicios de inteligencia españoles. El presidente ha avalado el informe de la directora cesada, Paz Esteban, que reveló que el CNI espió legalmente al menos a 18 dirigentes independentistas, pero desvinculó a las instituciones estatales de los 65 casos que reportó el diario The New Yorker.

Así ha subrayado que el CNI llevó a cabo escuchas a menos de los 65 espiados que reportó la organización Citizen Lab, y tal y como lo ha establecido la investigación del Defensor del Pueblo “tanto la acción del CNI como los autos del magistrado se realizaron con pleno respeto a la legislación vigente”, bajo los “protocolos establecidos” y con la “existencia de motivos fundados”.

“Eso ha podido pasar con otro gobierno, pero jamás ha pasado con este desde que soy presidente del mismo y les garantizo que no pasará”, ha dicho el presidente al referirse a que su Gobierno no tiene voz ni voto sobre el CNI. El presidente ha recordado que los servicios de inteligencia pasan por tres puntos de control: políticos por medio del Congreso, económicos con la supervisión de los fondos reservados y judiciales ante la necesidad de solicitar autorización del Tribunal Supremo para proceder en sus acciones.

En todo caso, las declaraciones de Sánchez se encontraron con el muro de los demás partidos políticos, que acusaron al presidente de “mentir” en el Congreso, y en el caso de las derechas de desviar la atención a tramas como el caso Kitchen. Respecto al espionaje contra los funcionarios del Gobierno, ha admitido “fallos”, pero se ha excusado alegando que la excanciller alemana Angela Merkel y el presidente francés Emmanuel Macron pasaron por lo mismo. @mundiario

Sánchez anuncia una reforma para aumentar el control sobre el CNI
Comentarios