Sánchez acierta plenamente con una profunda renovación del Gobierno

abalos-coronavirus-kjYH--620x349@abc
El cese de Ábalos anticipa la renovación del PSOE

Encara la segunda mitad de la legislatura soltando lastre, reforzando el perfil político y la proximidad de los Ministros y fortaleciendo a los dirigentes territoriales con poder.

Sánchez acierta plenamente con una profunda renovación del Gobierno

La profunda remodelación del Gobierno tiene algunas líneas de fuerza como prescindir de los miembros del Consejo de Ministros más quemados o con peores resultados de gestión, incrementar el perfil de género o incorporar a un grupo de alcaldesas de pequeñas ciudades. Pero tiene un rasgo preponderante: el refuerzo del Partido Socialista a través también de un profundo cambio cuyo primer paso es el cese de Ábalos como Secretario de Organización, cargo que simultaneaba con el desempeño ministerial.

Los nombramientos como Ministras de personas próximas a los Presidentes de Valencia, Aragón y Castilla-La Mancha, así como el refuerzo de la presencia del PSC, junto con una ponencia política que se pretende renovadora y que será discutida en el próximo Congreso interno, ponen de manifiesto que el PSOE se apresta a recuperar el terreno perdido durante los dos últimos años, desdibujado entre la defensa de la coalición gubernamental, la nueva orientación hacia Cataluña y el predominio de la comunicación sobre la política en la gestión del Ejecutivo. La salida del Jefe de Gabinete de Sánchez es una concesión evidente en la misma línea.

El cese de los Ministros salientes no ha sorprendido excesivamente salvo el del titular de Fomento. Los demás ya habían dado muestras evidentes de no tener objetivos inmediatos. Incorporar savia nueva para abordar cambios estructurales y una mayor combatividad ideológica sólo puede beneficiar al Ejecutivo. La incorporación de varias Ministras que proceden de la política local es un paso importante. Ha faltado, no sólo durante el actual Gobierno, una política urbana avanzada impulsada desde el Gobierno, como sí ocurre en otros países. Políticas sectoriales como la movilidad, el medio ambiente, la vivienda o la cultura, son compartidas por todas las Administraciones. Con frecuencia se ha criticado la escasa sensibilidad de algunos Ministerios hacia los planteamientos locales. Las personas que ahora se incorporan al Gobierno desde ese ámbito, todas mujeres, comparten además un perfil similar de juventud y sobrada experiencia política.

Hemos escrito en MUNDIARIO en distintas ocasiones que el principal problema del Gobierno de Pedro Sánchez no estriba en la oposición, débil y fragmentada, sino en su interior. En la dificultad de gestión de la coalición y de un Ejecutivo desmesurado, en el que varios de sus titulares carecen de competencias reales lo que les lleva a provocar polémicas involuntarias. La más reciente, afectando al ministro de Consumo, se presta a chacota. Un ministro cuya única función es ocupar la cuota de su grupo, se embarca en una campaña bienintencionada pero inoportuna poniendo en pie de guerra a varios sectores: ganadería, industria de la alimentación y sus derivados. El Ministro puede escudarse en que sólo hace lo que hace pocas semanas el propio Sánchez presentaba con gran boato, un ejercicio de prospectiva en el que participaron varios centenares de expertos y donde se recogía lo que ahora plantea el Ministro. Un problema de coordinación interna ha alegrado las páginas de la prensa de verano.

El abuso de la comunicación sin contenido ha protagonizado varios conflictos del Gobierno, obligando a desmentidos, aclaraciones e incluso a desdecirse, a varios Ministros. El propio Presidente del Gobierno ha cambiado de criterio en algunas ocasiones, demostrando que el exceso de filtraciones, ruedas de prensa, comunicados y puestas en escena, lejos de favorecer la inteligibilidad de la acción del Gobierno, con frecuencia la enturbia. Que el Gobierno se dote de perfiles más políticos, habituados a gestionar problemas complejos y al mismo tiempo insertos en las estructuras orgánicas, sobre el papel debería de evitar los problemas citados.

Sánchez acierta además en la oportunidad. Nada más terminar el curso político que ha significado un cierto desgaste de su imagen y de la del Gobierno, en vísperas de recibir los primeros fondos europeos. Es el golpe de timón que necesita para evitar quedar apresado en el contencioso catalán y retomar la iniciativa durante los próximos meses.

Finalmente es necesario subrayar el tamaño de la crisis abierta. No es habitual una remodelación que afecta a un elevado número de Ministros. Es un gesto de autoridad y de confianza en sí mismo por parte del Presidente. Que la Ministra de Trabajo haya rehusado hacer lo propio con los Ministros de su facción, indica su inseguridad y el débil liderazgo que ejerce. Un éxito más para el Presidente del Gobierno. @mundiario

Sánchez acierta plenamente con una profunda renovación del Gobierno
Comentarios