Buscar

Rosa María Mateo tiene la oportunidad de recuperar Radio 4 en gallego

Su cierre se produjo hace 25 años y dejó en la calle a unos 30 profesionales contratados desde el centro territorial de Radio Nacional en A Coruña. Si la administradora única de RTVE actúa como en Cataluña no cometerá agravios.

Rosa María Mateo tiene la oportunidad de recuperar Radio 4 en gallego
Edificio de A Terraza en A Coruña, desde donde emitía Radio 4 en gallego. / turismo.gal
Edificio de A Terraza en A Coruña, desde donde emitía Radio 4 en gallego. / turismo.gal

Firma

Antón Luaces

Antón Luaces

El autor, ANTÓN LUACES, es columnista de MUNDIARIO. Está especializado en información marítima. @mundiario

Rosa María Mateo tiene la oportunidad de recuperar las emisiones de Radio 4 en gallego, y de eludir los agravios. Porque la administradora única de RTVE, expresentadora de telediarios e Informe Semanal en la misma compañía, ha dado un paso adelante en la "catalanización" de las emisiones de TVE en Cataluña al anunciar que, en breve, duplicará el tiempo que en informativos de los centros de aquella comunidad autónoma (instalados en Barcelona y San Cugat) se emiten para ese territorio en catalán.

La medida no me parecería mala, si no fuese por lo que de discriminación tiene para con los centros territoriales (radio y televisión) de la citada compañía pública en Galicia y Euskadi, donde, hace ya más de 20 años, se redujo considerablemente el tiempo que en gallego y euskera, respectivamente, emitía TVE y que, especialmente en Galicia,  produjo el cierre de emisiones en gallego de Radio 4, decisión que hay que achacar al que fuera director de RNE, el asturiano Diego Carcedo, quien, en una ocasión inolvidable, sentenciaba en Portomarín (Lugo) que no podía consentir que Radio Nacional de España fuese "ininteligible" para la audiencia no gallega debido a que el gallego, como idioma de uso común en Radio 4, no permitía una verdadera comunicación con los oyentes.

Lo más sorprendente de esta cuestión es que, solicitada la mediación del entonces presidente de la Xunta de Galicia, Manuel Fraga Iribarne, para evitar ese naunciado cierre,  respondió a los mediadores –todos ellos trabajadores de RNE en Galicia– que la medida beneficiaba a la Radio Galega porque, de este modo y con el cierre de Radio 4, los oyentes en Galicia distinguirían perfectamente que solo la CRTVG asumía la responsabilidad de potenciar el idioma propio de la comunidad gallega. Él, Manuel Fraga, que en su etapa de ministro de Información y Turismo, nunca permitió el uso del gallego en los medios de comunicación públicos estatales.

El mencionado cierre de Radio 4 dejó en la calle a más de 30 trabajadores contratados en RNE. Rosa María Mateo, no sé si como una concesión al Govern de Cataluña para evitar el proceso de descomposición de los lazos que unen el País Catalá y España desde tiempos remotos, realiza así un planteamiento que muy bien podría ampliar a Galicia, otorgando a este territorio histórico el mismo reconocimiento que se dará en breve a la ciudadanía catalana ya que, al parecer, ahora no importa que se hable en el idioma propio (junto con el castellano/español) porque todos nos entendemos (con la excepción del señor Carcedo) se hable como se hable. A veces, incluso, mal.

Radio 4 Galicia emitía en gallego las 24 horas del día y toda su producción propia nada tenía que envidiar a la de las radios generalistas que, en los años 90, emitían en todo el territorio nacional. Y la audiencia, entonces,  Radio 4 Galicia distaba muy poco –solo unos 2.000 oyentes– de los que Radio 4 Cataluña tenía en la misma época y con, entonces, 12 años de existencia Galicia se situó al nivel de Cataluña en tan solo un año, con menos cobertura radioeléctrica y menor población.

Tal vez sea hora de hacerle llegar a la que fue gran profesional de TVE la necesidad de que, 25 años después del cierre de Radio 4 Galicia, se reconozca el perjuicio causado con tal supresión y se dote adecuadamente al centro territorial de RNE (con sede en A Coruña, aunque también aquí se haya perdido la dirección territorial, trasladada a Santiago hace unos años) del personal necesario, dotación que debiera hacerse extensiva a los centros de Santiago, Lugo, Vigo, Ourense y Pontevedra, que solo emiten informativos diarios y con un mínimo de personal, una verdadera sombra de lo que fue y, previsiblemente, no volverá a ser.

Poniendo en marcha nuevamente la Radio 4 en Galicia, RTVE daría un gran paso en esta que ha sido siempre tierra de grandes profesionales de la radio (con mayúscula) para potenciar el idioma gallego. @mundiario

loading...