Rita Barberá y Javier Arenas, los primeros en recibir cartas con balas

5fa2718b1dd5a (640x480)
Rita Barberá muestra mensaje y bala.
En  2013 y 2015, los dirigentes del PP Rita Barberá y Jaiver Arenas recibieron sendas cartas amenazantes con una bala, pero entonces no se le dio la misma importancia que ahora.
Rita Barberá y Javier Arenas, los primeros en recibir cartas con balas

Los populares Javier Arenas, vicesecretario de política autonómica del PP en 2013, y la entonces alcaldesa de Valencia Rita Barberá, en dos ocasiones en 2015, además de un alcalde del mismo partido de la provincia de Madrid, recibieron cartas amenazantes, acompañadas de una bala, como las que ahora acaban de recibir Grande Marlaska, Pablo Iglesias y María Gómez, directora general de la Guardia Civil

Por tanto, no es la primera vez que, en España, un político en ejercicio recibe una carta amenazante con una bala dentro; ni es la primera vez que la efigie de un político es utilizada como blanco para efectuar disparos con arma de fuego, como ha ocurrido en el País Vasco o Cataluña. Las cartas, con bala adjunta que recibieron el ministro del Interior Grande Marlaska; el dirigente de Podemos Pablo Iglesias, y la directora general de la Guardia Civil María Gómez no son por tanto las primeras que se expiden con tal expeditivo mensaje. Lo único que, en esos otros casos, era el calibre de la munición, que otras veces era de pistola y no de fusil. Pero los mensajes eran parecidos. En el de Arenas, la bala fue detectada a tiempo por el escáner de Correos. La carta criticaba diversos aspectos de la política nacional y estaba plagada de faltas de ortografía.

B6_Municion001 (640x480)

Munición diversa. Las balas de fusil son las mayores

Las cartas que recibieron los destinatarios de los referidos últimos mensajes decían literalmente: "Tienes diez días para dimitir. El tiempo de reírte de nosotros se ha acabado. Policía Nacional, Guardia Civil. El tiempo lo tienes en contra para los taponazos". Que las balas expedidas sean del calibre 7,62x51; es decir, calibre militar, da pie a todo tipo de conjeturas. No es fácil tener acceso a este tipo de balas, munición ordinaria del viejo CETME. Las cartas llegaron a sus destinatarios de modo escalonado a partir del 19 de abril, que llegó a Marlaska el primer envío.

Mensaje mafioso y anarquista extremo

El envío amenazante a otra persona de una bala es un lenguaje propio de las diversas organizaciones mafiosas, tanto de Europa, como de América, y de las bandas del narcotráfico que operan en el Nuevo continente. También los grupos anarquistas extremos, sobre todo en Italia, usan este lenguaje y recurso en sus amenazas. Pero lo raro, en nuestro caso, es que se envíe una bala del calibre 7,62, y no del 9 parabellum, que por cierto era el calibre preferido por ETA. No obstante, en Italia han recibido este mensaje diversos políticos, entre ellos el mismísimo Berlusconi. Precisamente, las balas que remitieron a Rita Barberá eran del calibre 9 parabellum, para pistola, cuyo cartucho es notablemente de menor tamaño que el de fusil. En el caso del doble envío que recibiera la señora Barberá, el primero lo halló en el buzón de su casa, y la segunda, carta, escrita a mano, fue enviada al Ayuntamiento.

Barberá y Arenas, los primeros en recibir cartas con bala.

Barberá, Arenas, Grande Marlaska, Pablo Iglesias y María Gómez.

El lógico escándalo y la reacción sobre estas amenazas contra políticos españoles, que la irresponsable actitud de la candidata de Vox a la Comunidad de Madrid, Rocío Monasterio, se ha encargado de magnificar, no se produjo, sin embargo, cuando ocurrió exactamente lo mismo con otros actores de la política nacional, entre los años 2013 y 2015.  porque no es la primera vez que, en España, algún político recibe este mensaje. Hace años, el alcalde de Pozuelo del Rey, Gerardo Álvaro, del Partido Popular, recibió una bala del mismo calibre que las que ahora han sido remitidas a Marlaska y los otros dos destinatarios, y que antes llegaron a Rita Barberá y a Arenas.

En aquel caso, el asunto pasó bastante desapercibido ni nunca si supo si el envío partiera de alguno de los cien vecinos del pueblo, disgustado hasta ese extremo con la política municipal. El alcalde amenazado había llegado a la presidencia de la corporación a través de una moción de censura, gracias a que dos ediles del PSOE retiraron el apoyo que brindaran a la Unión de Ciudadanos Independientes (UCIN), con quienes gobernaban después de las elecciones municipales de mayo de 2015.

Otras cartas con bala

En Italia, entre los que han recibido cartas con bala en los últimos años, está el alcalde de Roma, Gianni Alemanno, y la propia ministra de Justicia, Paola Severino, a las que llegaron tal tipo de cartas. Aunque el envío lo firmaba una organización diferente, los Carabinieri sospecharon que los remitentes podían ser la Federación Anárquica Italinana. Tanto en Italia, los atentados usando el correo fueron frecuentes en otro tiempo, método también empleado por ETA, consistente en remitir cartas o paquetes con explosivos que se activaban al abrirlos.

Entre los últimos políticos de alto nivel que han recibido cartas con bala en tiempos más reciente, destaca el caso del ministro de Exteriores de Grecia, que en marzo de 2018 recibió uno de estos mensajes con en relación con sus negociaciones con la Antigua República Yugoslava de Macedonia (ARYM) para solucionar la disputa sobre el nombre del país vecino. En el caso de la carta con bala que enviaron a Berlusconi, en 2010, a su residencia personal, con un estilo propio del neorrealismo italiano, el mensaje decía “tendrás el final de un ratón”.

No deja de ser curioso el perfil de víctima y esforzado paladín de la democracia que ha rápidamente asumido Pablo Iglesias, a quien ha venido bien este lamentable episodio de las cartas y las balas. Quizá se ha olvidado de aquellos tiempos recientes en que él mismo aconsejaba a los jóvenes que aprendieran a fabricar cócteles molotov. Se podía escuchar en una conferencia que hace tiempo desapareció de las redes sociales. @mundiario

Rita Barberá y Javier Arenas, los primeros en recibir cartas con balas
Comentarios