Riesgo de excepciones en la prohibición de espiar a profesionales de la comunicación

Parlamento Europeo. / RR SS.
Parlamento Europeo. / RR SS.
Ante su probable aprobación en el Parlamento Europeo, se ha hecho pública una carta abierta para la recogida de más firmas, en la que 200 periodistas exigen a los parlamentarios la eliminación de estas excepciones.
Riesgo de excepciones en la prohibición de espiar a profesionales de la comunicación

La Ley Europea de Libertad de Medios está avanzada y se espera que llegue al Parlamento Europeo a principios de octubre. Sin embargo, las últimas modificaciones en su texto han introducido excepciones a la prohibición de espiar a profesionales de la comunicación, lo que ha provocado protestas en el seno de la profesión periodística. Ante su probable aprobación, se ha hecho pública una carta abierta para la recogida de más firmas, en la que 200 periodistas exigen a los parlamentarios la eliminación de estas excepciones.

La futura Ley Europea de Libertad de Medios de Comunicación está generando preocupación en la profesión periodística, ya que lo que debía ser una normativa para proteger la independencia informativa podría convertirse en la legalización del espionaje a periodistas. La ley fue aprobada el pasado jueves por la Comisión de Cultura y Educación, que introdujo algunas enmiendas en su articulado, pero el controvertido artículo cuarto sigue sin modificarse, y todo indica que la ley será aprobada por el pleno del Parlamento Europeo en una votación prevista para principios de octubre.

La propuesta de regulación está disponible desde septiembre del año pasado, cuando se presentó en la Comisión Europea como una medida para "proteger la independencia editorial, prohibir el espionaje a periodistas, garantizar la independencia y el mantenimiento de los medios públicos, supervisar la concentración mediática, regular la publicidad institucional o proteger el contenido en línea, además de la creación de un órgano regulador europeo en materia de comunicación". Sin embargo, en junio de este año, Francia, con el apoyo explícito de Alemania, República Checa, Grecia, Luxemburgo y los Países Bajos, logró introducir una enmienda al artículo 4, que matizaba que la protección de las fuentes y la prohibición del uso de software espía contra periodistas "se entiende sin perjuicio de la responsabilidad de los Estados miembros de salvaguardar la seguridad nacional".

Esta modificación causó una indignación generalizada entre los periodistas. Ese mismo mes de junio, ochenta organizaciones de libertad de medios y derechos humanos de toda Europa, incluyendo editoras, organismos de radiodifusión y sindicatos, enviaron una carta abierta a los miembros de la Comisión de Libertades Civiles, Justicia y Asuntos de Interior del Parlamento Europeo, exigiendo la eliminación de la excepción de seguridad nacional, la restricción de la lista de delitos que permiten medidas represivas contra periodistas y fuentes, y la prohibición del uso de software espía, así como la inclusión de mejores salvaguardias para la protección y el respeto al trabajo periodístico libre e independiente. Entre los firmantes se encontraban la Federación Europea de Periodistas, la Unión Europea de Radiodifusión, el Consejo de Editores Europeos, Reporteros Sin Fronteras, el Instituto Internacional de Prensa, el Comité para la Protección de los Periodistas, el Centro Europeo para la Prensa y la Libertad de Medios, el Grupo de Periodistas Ramon Barnils y el Sindicato de Periodistas.

Ataque a la libertad de prensa

La muy probable aprobación de la norma en su estado actual a principios del próximo mes está provocando nuevas movilizaciones para tratar de evitar este ataque a la libertad de prensa. También se ha hecho público un documento impulsado por European Digital Rights y la Federación Europea de Periodistas, en el que más de 200 periodistas de toda Europa instan al Parlamento Europeo a prohibir de manera categórica cualquier tipo de espionaje a comunicadores. La recogida de firmas sigue abierta para profesionales que trabajen en la Unión Europea, y pueden sumarse a la carta abierta a través de un formulario en línea.

Este debate sobre la Ley Europea de Libertad de Medios está lejos de concluir y, sin duda, seguirá siendo un tema candente en los próximos meses a medida que se acerca la fecha de votación en el Parlamento Europeo. La preocupación por la preservación de la libertad de prensa y la protección de los periodistas en la era digital sigue siendo una cuestión crucial en la agenda europea. @mundiario

Comentarios