‘El Rey’ Zambada asegura que el Gobierno de Calderón aceptó sobornos del cartel de Sinaloa

Jesús El Rey Zambada, narco mexicano. RR SS.
Jesús El Rey Zambada, narco mexicano. / RR SS.

Como todos esperábamos, el juicio a ‘El Chapo’ Guzmán se ha convertido en un circo mediático. Entre los últimos involucrados se encuentran altos cargos de los pasados Gobiernos mexicanos, como Genaro García Luna, exjefe de la policía mexicana durante el mandato de Calderón.

‘El Rey’ Zambada asegura que el Gobierno de Calderón aceptó sobornos del cartel de Sinaloa

El juicio contra el narco Joaquín El Chapo Guzmán llega al quinto día con varias controversias acumuladas. En este nuevo episodio nos encontramos con el primer testigo del juicio, el otro narco Jesús El Rey Zambada, que aseguró durante el interrogatorio de la defensa que llegó hacer pagos millonarios a Genaro García Luna, que durante el Gobierno de Felipe Calderón, entre 2006 y 2012, estuvo al frente de la secretaría de Seguridad Pública. Pero no fue el único señalado, pues también apuntó hacía el entonces asesor del gobierno del Distrito Federal, algo que afecta al actual presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, que fue alcalde en ese momento.

Zambada ha sido presentado como el primer cooperante de la fiscalía en el juicio contra Guzmán y testificó ante el jurado en Brooklyn que realizó dos pagos para garantizar la protección de su hermano mayor Ismael El Mayo Zambada, jefe del cartel de Sinaloa, y evitar que este fuera detenido. Según su testimonio, el primer soborno ocurrió en un restaurante en 2005, y ascendía a los tres millones de dólares. En aquel entonces García Luna estaba al mando de la agencia federal de investigaciones. Luego dijo haber pagado entre tres y cinco millones en 2007 de nuevo a García Luna, que ya era secretario de seguridad pública.

“¿Se reunió con García Luna en un restaurante?”, preguntó el abogado William Purpura. Zambada dijo que “sí”. El dinero iba en un maletín y el primer pago tenía como motivo conseguir que se nombrara como jefe de la policía en Culiacán a una persona de confianza del cartel. Además, el letrado aprovechó para preguntar si acaso su hermano estaría dispuesto a sobornar al mismísimo presidente de México. “Tal vez”, afirmó el narco.

El testigo expresó que el dinero era de El Mayo y buscaban evitar que la agencia de seguridad tratara de “no interferir en la operaciones de narcotráfico del cartel ni en su arresto”. Asimismo enfatizó que García Luna tenía un gran compromiso con el cartel formado por los hermanos Beltrán Leyva. Para poder asegurarse de que el Gobierno no interfiriera, el cartel llegó a reunir 50 millones de dólares que entregaron a través de los sicarios Édgar Valdez Villareal, La Barbie, y José Gerardo Álvarez Vázquez, El Indio.

El hermano de El Mayo se refirió a Gabriel Regino, subsecretario de Seguridad Pública con López Obrador cuando estaba al frente de la alcaldía de la capital mexicana. Dijo que le pagó “algunos millones” en 2005. Esto se hizo anticipando la posibilidad de que ocupara el cargo de García Luna. Regino ha negado cualquier vínculo con los narcos a través de Twitter.

La defensa de El Chapo ha sometido a El Rey a dicho interrogatorio pues buscan demostrar que su acusado no es el líder del cartel de Sinaloa, que según ellos es realmente liderado por El Mayo. El testimonio del hermano del supuesto líder del cartel, salvarían a Guzmán de algunas de las penas que el Gobierno de EE UU quiere achacarle. El abogado Jeffrey Lichtman ha centrado su defensa en hacer ver a El Chapo como un supuesto mandado de El Mayo, recordando que este último es mucho más peligroso que su defendido y jamás ha sido detenido.

Mayo Zambada siguió pagando al Gobierno mexicano, presidente a presidente, dos a la vez, y por algún motivo sigue libre”, dijo Lichtman. El Rey ya había confirmado que al mes llegaba a desembolsar hasta 300.000 dólares a funcionarios de la Ciudad de México. Con esto buscaba garantizar la protección de los envíos de droga y hacer descarrilar cualquier investigación policial contra el cartel. Pero no dejó de hacer referencia al poder que tenía Guzmán dentro del cartel, pues aseguraba que al igual que su hermano, este ejercía cierto liderazgo.

Zambada fue arrestado hace ya una década y hace apenas cuatro años fue extraditado a EE UU. Aun no se ha dictado su sentencia, por lo que aceptó cooperar para poder reducir su pena y conseguir protección para su familia. Purpura, presionó para hacer que el testigo siguiera hablando. “Usted sabía que si cooperaba podría evitar pasar el resto de sus vida, día tras día, en prisión hasta morir”, señaló, “su esperanza absoluta es que la fiscalía pida una reducción de su sentencia”.

“Decidí que cooperar era el camino que iba a seguir”, respondió, “la decisión final sobre mi caso corresponde al juez”. Otro que podría llegar al estrado podría ser Vicente Zambada Niebla, El Vicentillo, hijo de Ismael, también bajo custodia estadounidense. Coincidiendo (o no) con este mediático juicio, el domingo falleció en México a causa de infarto de Héctor Beltrán Leyva, El H, que pudo haber sido testigo del caso. El único hermano que queda con vida y que podría testificar es Alfredo, apodado El Mochomo, que está bajo custodio en Washington. @mundiario

‘El Rey’ Zambada asegura que el Gobierno de Calderón aceptó sobornos del cartel de Sinaloa
Comentarios