El Rey defiende la unión como “la clave del éxito” de la OTAN

El rey Felipe VI en la cena con los líderes de la OTAN en el Palacio Real. / Casa Real
El rey Felipe VI en la cena con los líderes de la OTAN en el Palacio Real. / Casa Real

Felipe VI y la reina Letizia dan la bienvenida a los mandatarios de los Estados miembros de la Alianza Atlántica, en la apertura de la cumbre en Madrid.

El Rey defiende la unión como “la clave del éxito” de la OTAN

El mundo se ha vuelto un lugar “más incierto, más complejo y más peligroso”. Esa es una realidad que ha retratado el rey Felipe VI este martes, ante los líderes de más de 35 naciones que acudieron al banquete que da inicio a la cumbre de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) en Madrid, cuando la guerra en Ucrania ha polarizado al mundo, y particularmente ha orillado a Europa a alejarse lo más posible de Rusia.

 "La unidad ha sido clave para el éxito de la OTAN a lo largo de su historia y hoy tiene un valor especial”, ha afirmado el Rey en la apertura de la cena, al costado de la reina Letizia, quienes fueron los anfitriones de la noche, acompañados por el presidente del Gobierno Pedro Sánchez, y su esposa, Begoña Gómez. Ha sido parte del discurso, pronunciado en inglés, con el que el monarca da inicio a la reunión de jefes de Estado y de Gobierno del bloque occidental y sus aliados.

El Palacio Real ha recibido a 14 presidentes, 21 primeros ministros, así como 18 de sus acompañantes y la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, la primera vez que tantos mandatarios se congregaban al mismo tiempo en este lugar, a pesar de que Madrid albergó en 1997 una cumbre de la Alianza Atlántica, en condiciones similares, pero más optimistas entonces.

El secretario general del organismo, protagonista de la noche, se ha ausentado del banquete. Jens Stoltenberg estaba ocupado en la Feria de Muestras de Madrid, informando a los periodistas acerca del éxito de las negociaciones de último minuto que pudieron levantar el bloqueo de Turquía a la adhesión de Finlandia y Suecia a la Alianza.

“La seguridad de España pasa por Ucrania”

El Rey ha hecho un paralelismo entre la realidad que embarga esta cumbre respecto a la de 1997, cuando Europa venía saliendo de los efectos de la Guerra Fría, ilusionada con la caída del Muro de Berlín, en comparación con la actualidad, con una Europa volcada en condenar a Moscú por sus acciones que ha pasado de considerar a Rusia como “aliado estratégico” a la primera amenaza para la seguridad nacional de los miembros.

“No podemos obviar el profundo simbolismo que une estos dos momentos históricos", resalta el Rey, asegurando que la diferencia de otrora es que “reinaba un espíritu de optimismo”, que ha pasado a ser un “realismo estratégico”, como una versión más fría, sobria y seria sobre temas de defensa en la región, que incluso motivaron a los países nórdicos a abandonar su neutralidad o como Dinamarca, a terminar de encajar en todos los mecanismos de defensa y unión posibles.

Felipe VI ha afirmado que “la guerra ha vuelto a Europa” trayendo consigo un “trágico fracaso para el mundo”. “La agresión injustificable de Rusia contra Ucrania es una violación flagrante de la integridad territorial de un Estado soberano”, remarcó el monarca.

“Ningún país es ajeno a esta guerra. La misma seguridad de España y Europa Occidental también pasa por Ucrania. Aquellos que creemos en la democracia, los derechos humanos y un orden internacional abierto y basado en reglas debemos unirnos para apoyar al pueblo ucraniano”, ha concluido.

La clave del éxito de la OTAN

Los asistentes han comenzado a llegar a partir de las siete y media. Como primera tarea irían poco a poco a saludar a la pareja real en el Salón del Trono, para pasar al Salón de las Columnas a tomar el aperitivo. Ello dio paso a la tradicional foto de familia, que fue capturada en el Salón de Alabarderos, para continuar la velada de los aliados atlánticos y sus socios estratégicos en el comedor de gala.

Para el jefe del Estado español "la unidad ha sido clave para el éxito de la OTAN a lo largo de su historia". Es algo que ahora “tiene un valor especial”, y que cumplirá un rol esencial para lograr los compromisos para la próxima década, a fijar a más tardar esta semana en Madrid en esta mismísima cumbre, en la que aparte de la guerra de Ucrania, las llamadas amenazas híbridas como los ciberataques o la desinformación, el uso de la inmigración ilegal y de las fuentes de energía como instrumento de desestabilización figurarán en la lista.

Felipe VI ha destacado la unión trasatlántica, que ata al viejo continente con la superpotencia de EE UU y su vecino del norte, Canadá. Pero ha querido que esa unidad sea extendida a los socios estratégicos, por primera vez reunidos en una cumbre de la OTAN en calidad de invitados, al ser Estados que comparten posturas, valores, principios y metas comunes con la Alianza, haciendo especial énfasis en Japón, Corea del Sur, Australia y Nueva Zelanda.

Finalmente, el Rey ha valorado la contribución española dentro de la Alianza Atlántica. "No solo ha aportado poderío militar, sino también el poderío de su historia, el poderío del compromiso de su sociedad y el poderío de su visión estratégica", siguió. A sus 40 años dentro de la organización, “España sigue siendo un socio leal de la OTAN”. @mundiario

El Rey defiende la unión como “la clave del éxito” de la OTAN
Comentarios