Buscar

Revés histórico en Reino Unido: el Parlamento británico aprueba una moción de desacato contra May

La Cámara de los Comunes ha dado luz verde a la moción que acusa al Ejecutivo de desacato al Parlamento y ahora el Brexit camina por la cuerda floja.

Revés histórico en Reino Unido: el Parlamento británico aprueba una moción de desacato contra May
Theresa May, primera ministra británica. / Cadena SER.
Theresa May, primera ministra británica. / Cadena SER.

Firma

Ibed Méndez

Ibed Méndez

La autora, IBED MÉNDEZ, es licenciada en Comunicación Social, mención audiovisual. Escribe en MUNDIARIO, donde también coordina el área de Sociedad y la edición AMÉRICA. @mundiario

El Brexit camina por la cuerda floja. A solo días de la votación del acuerdo de divorcio de la Unión Europea, Reino Unido ha protagonizado un histórico revés: la Cámara de los Comunes ha aprobado una moción que acusa al Ejecutivo de Theresa May de desacato al Parlamento. 

La resolución fue aprobada este martes por 311 votos a favor y 293 en contra y marca un antes y después dentro de la política británica. Westminster ha condenado a la premier por haberse “negado” a proporcionar integralmente los informes legales sobre el acuerdo de Brexit negociado con Bruselas.

"El ejecutivo se está negando deliberadamente a cumplir una orden vinculante de esta Cámara", señaló el diputado laborista Keir Starmer, autor de la moción que ahora obliga al gobierno de May a hacer público ese material.

En esa línea, la líder conservadora de los Comunes, Andrea Leadsom, ha explicado que la negativa de May de mostrar los documentos solicitados atenta contra la ley y viola el derecho del Ejecutivo a recibir asesoramiento legal confidencial. 

El asunto añade pólvora a las complicadas horas que se han estado viviendo en el Reino Unido. Mientras Theresa May lucha por convencer de que su acuerdo es "el único posible", y ha dejado claro -en reiteradas ocasiones- que si el Parlamento no da su bendición al documento existe el riesgo de un Brexit sin acuerdo; la oposición laborista, los eurófilos del centrista Partido Liberaldemócrata, los independentistas escoceses, el pequeño partido unionista norirlandés DUP -en el que May se apoyaba para gobernar- y de decenas de diputados rebeldes del Partido Conservador de la primera ministra continúan siendo una piedra en el camino.

El desenlace es incierto y ha abierto la puerta ha diferentes escenarios. Entre ellos el más temido por May: que no haya Brexit. @mundiario