La reunión entre Trump y Vladimir Putin promete no dejar a nadie indiferente

Donald Trump y Vladimir Putin. / RRSS
Donald Trump y Vladimir Putin. / RRSS

El presidente de los Estados Unidos y el presidente ruso se han estado observando a distancia desde que el primero se viera inmiscuido en acusaciones de colusión con Rusia.

La reunión entre Trump y Vladimir Putin promete no dejar a nadie indiferente

El presidente Trump, y el presidente ruso Vladimir Putin, se enfrentarán cara a cara en una de las reuniones más esperadas entre dos jefes de Estado en años, una reunión que ya es de por sí rica en historias políticas, geoestratégicas, y personales.

Precisamente en la cumbre del G20 en Alemania, Trump saludará al hombre que creen las agencias de inteligencia estadounidenses ha concebido un elaborado y eficiente plan para intervenir en la política doméstica de los Estados Unidos, y que habría asistido a Trump en el alcance de la presidencia.

Durante los últimos cuatro años, Trump ha elogiado ricamente Putin, criticado por la mayor parte de Washington como un enemigo estadounidense. El presidente señaló que el líder ruso ha sido "muy agradable" con él y negó sus propias afirmaciones anteriores de que se han reunido antes.

Putin, un ex oficial de la KGB que ha hecho una oferta para reafirmar la influencia rusa a costa de Occidente en el centro de su política exterior, ha descrito a Trump como "brillante y talentoso", pero advirtió que Estados Unidos está en manos de la "esquizofrenia" política, tras los reclamos de que Trump habría compartido información secreta con funcionarios rusos visitantes.

Las circunstancias extraordinarias y las implicaciones políticas de sus conversaciones en Hamburgo asegurarán que su reunión a finales de esta semana, y cualquier encuentro ante las cámaras en momentos menos formales del G20, sean muy escudriñado por periodistas, autoridades, y observadores curiosos.

Pero hay una dimensión añadida al encuentro por la sencilla razón de que involucra a Putin y a Trump. Ambos son bien conocidos por usar el machismo en apariciones públicas para intimidar a los oponentes y proyectar una imagen de fuerza, y ambos son conscientes del papel clave del lenguaje corporal en la creación de una narrativa política.

En el planos estrictamente político, Putin campea aunque ahora enfrenta algunas protestas en su contra, algo que parece no quitarle el sueño, mientras que Trump está bajo extrema presión política gracias a las investigaciones sobre  la supuesta interferencia rusa en las elecciones de 2016.

Trump tendrá que evitar cualquier interacción improvisada con Putin que pudiera apoyar las afirmaciones de que está de alguna manera bajo la influencia del líder ruso en un momento en que un consejo especial está investigando si había alguna connivencia entre sus asesores y funcionarios rusos antes de las elecciones.

De alguna manera, Trump entra en la reunión en una desventaja. Está debilitado en su país, pasando de una tormenta política a otra, dejando poco margen de maniobra en política exterior. Putin, que no tiene que preocuparse por pesos y contrapesos que coarten su poder, se ha establecido como una fuerza mundial importante, jugando expertamente para reafirmar la influencia de Rusia en Europa y Oriente Próximo, mientras explora las fisuras en la relación transatlántica.

MUNDIARIO te ofrece suscribirte a otros análisis de Política

 

La reunión entre Trump y Vladimir Putin promete no dejar a nadie indiferente
Comentarios