La República de Armenia: puerta de América Latina en el Cáucaso

Erevan, capital de Armenia
Erevan, capital de Armenia

Las activas colonias de descendientes de armenios en los países latinoamericanos están impulsando un amplio abanico de relaciones comerciales, culturales e institucionales. Armenia es un Estado independiente desde 1991

La República de Armenia: puerta de América Latina en el Cáucaso

La República de Armenia es un estado soberano que accedió a su independencia en 1991 tras la disolución de la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas. Durante la época comunista el país experimentó un fuerte desarrollo económico con la creación de una industria pesada y de bienes de equipo asó como una importante expansión de la cultura y literatura autóctonas.

Los orígenes de Armenia están muy ligados al cristianismo, de hecho fue el primer país del mundo en adoptarlo como religión oficial en el 301 d.c. durante los siglos siguientes este pueblo, situado en el Cáucaso, sufrió numerosas invasiones y dominaciones extranjeras pero mantuvo su fuerte identidad nacional y cultural.

Hay que tener en cuenta que según la tradición el monte Ararat, símbolo nacional de Armenia, fue el lugar donde se posó el Arca de Noé tras el Diluvio universal. La Iglesia Apostólica de Armenia está profundamente vinculada a la identidad nacional del país y ha ejercido una destacada influencia incluso durante la época comunista.

La literatura armenia se inicia en el siglo V d.c. con la creación del alfabeto armenio pero es en el siglo XIX cuando se produce ligado al romanticismo europeo y al auge de los movimientos nacionales en el continente un despertar de la literatura armenia. Destaca en ese sentido el poeta Mikael Nalbadian que abre el inicio de una generación de poetas y novelistas.

La República de Armenia cuenta con importantes factorías industriales en su capital Erevan así como yacimientos de oro y hierro. En el plano económico sus relaciones están dirigidas en gran medida a la Federación Rusa, está integrada en la Unión Económica Euroasiática junto a otras exrepúblicas sovieticas como Bielorusia o Kazajastan. Pero también mantiene una amplia relación comercial con la Unión Europea fruto de las colonias de descendientes armenios en estos paises y su pertenencia a organismos como el Consejo de Europa.

La diáspora armenia es un factor muy destacado en la vida política y económica de esta nación. Con tres millones y medio de habitantes radicados en el país existen sin embargo cerca de ocho millones de armenios diseminados por el exterior. Hay activas colonias en Rusia, Francia y Estados Unidos asi como en varios paises latinoamericanos como Argentina, Chile y Colombia.

El genocidio sufrido por la población armenia por parte de las fuerzas militares del Imperio Otomano iniciado en 1915, en plena Iª Guerra Mundial, es uno de los factores determinantes de la diáspora armenia. El Genocidio armenio, reconocido como tal por la mayoría de los historiadores y un numero creciente de gobiernos en el mundo, se conmemora el 24 de abril y existe un impresionantes museo, que tuve ocasión de visitar en mi reciente viaje a Erevan, que documenta y explica los orígenes, desarrollo y contexto en el que se produjo. 

La República de Armenia es una democracia multipartidista con una cada vez mas amplia presencia en la escena internacional. El pasado 2015 la capital  Erevan albergó la celebración de la Cumbre de la Organización Mundial de la Francofonía y existen unos lazos cada vez mas intensos con Centroamérica y Suramérica. En este sentido tanto el Presidente Serzh Sargsian como el Ministro de Asuntos Exteriores Edward Nalbadian han realizado varias visitas oficiales a los estados latinoamericanos para dar seguimiento e impulso a los intercambios institucionales, comerciales y culturales de los últimos años.

La presencia de los armenios en la escena internacional es notable destacando al actual VicePresidente de la Internacional Socialista Mario Nalpatian, descendiente de la diáspora armenia en Suramérica, por su activa labor promoviendo la intensificación de las relaciones y el conocimiento mutuo entre los paises latinoamericanos y Armenia.

Como tuve ocasión de comprobar personalmente las calles de Erevan son las de una bulliciosa ciudad europea con modernas infraestructuras y un elevado nivel cultural. En la visita al Instituto de Idiomas me quedé gratamente sorprendido por el elevado nivel de las alumnas y alumnos de lengua española así como la eficaz tarea desempeñada por el profesorado de esta institución. 

En definitiva la República de Armenia, en base a sus especiales lazos de amistad y cultura con Latinoamerica, aparece con claridad gracias a su posición de frontera entre Europa y Asia como un excelente puente para las inversiones y la cultura latinoamericanas con la región del Cáucaso.

La República de Armenia: puerta de América Latina en el Cáucaso
Comentarios