Reloj regalo de un conservador a un republicano, símbolo de concordia

El reloj. / Antonio Lage-Seara
El reloj. / Antonio Lage-Seara
De Bartolomé Basanta a Ramón Díaz Freijo. La moraleja o lección queda clara y reluce un siglo después como curiosa anécdota.

 

Reloj regalo de un conservador a un republicano, símbolo de concordia

Una peculiar historia reapareció al norte de Lugo por casualidad, en forma de reloj, escondida en medio de unos techos. Un hecho que mudó la que se creía una relación de posible enemistad y confrontación ideológica. Los protagonistas eran adversarios, con varias trifulcas y altercados encima de la mesa en su época. Basanta y Freijo habían vivido de primera mano algunos de los hechos históricos más relevantes del momento y siempre con visiones contrapuestas, tal posición en polos opuestos no hacía sospechar el respeto mutuo que se procesaban profesionalmente o humanamente. Hoy sorprende tal gesto, ante la ausencia o pérdida de las formas, educación, los valores morales o de modales. La idea de la palabra o lo cortés, han desaparecido en algunos campos sociales, quedando relegados a humo.

Se fusionó o fraguó esta relación de respeto en forma de reloj, una joya de oro que podría haber sido en su momento el mejor de la comarca del Landro. Con compuestos Breguet, una de las casa más importantes y antiguas del mundo relojero funcionando desde 1775, fundado por Abraham Louis Breguet. Fue un regalo de una familia conservadora a un republicano, probablemente por la atención como médico de Ramón Díaz Freijo en el lecho de muerte a Bartolomé Basanta Miranda. Dos de los personajes que más marcaron la vida de Viveiro a finales del XIXUna llamativa admiración a pesar de la divergencias políticas, materializado en esta pieza.

Reaparecido en 2021, 136 años después, con una presencia o conservación impoluta, donde nunca mejor dicho se ha parado el tiempo. En su caja original con incrustaciones en nácar, madera noble y terciopelo azul, compuesto unido a una leontina. Se abre hasta en 4 tapas, que dejan ver su maquinaria interna también de oro y 15 rubíes. Con el grabado “Viuda de B.Basanta e hijos en agradecimiento a Dn. Ramón Díaz Freijo Abril de 1885”. Con la denominación, J.Cavine & Cie, Coruña, Anere Lione Droite, Balanoir Compaie, Spiral Breguet. En oros de 18 y 24k. Su propietario actual es un empresario local F. López Vidal.

Ramón Díaz Freijo, Viveiro 1848, fallecido un 22 de mayo de 1924Médico, político y periodista gallego. Presidente del Comité Republicano de Viveiro, patrón del Colegio Insigne y director de Sanidad del Puerto de Viveiro. Director del periódico semanal El Vivariense. Concejal en Viveiro. Estudió para religioso, pero su vocación por los desfavorecidos lo llevaron al campo de la medicina. Se le conoció por su altruismo con los enfermos, a quien daba alimentos y medicinas, por ello recibió el sobrenombre de “padre de los pobres” Con sus bienes en 1931 crean la Fundación Ramón Díaz Freijo donde atendía a personas sin recursos. Un monumento erigido en 1934 en la plaza de Lugo recuerda su bonhomía. Además de una calle en el casco de Viveiro, donde vivió, que va desde Margarita Pardo de Cela a Luis Trelles. Su entierro causó conmoción, por su ferviente o demostrado ateísmo, mentalidad científica y republicana, no se le permitió ser enterrado en suelo católico, el pueblo decidió destapar la fosa civil y enterrarlo cristianamente, en su día se acuño como “lamentable episodio” y las autoridades no intervinieron en el cambio.

Navegó políticamente en la oposición contra conservadores, liderados por Bartolomé Basanta y después su yerno Ramón Rebellón, y liberales por Francisco López Carballés y su hijo Benigno López. Una etapa de muchos enfrentamientos y altercados.

Se conoce un episodio acontecido el 5 de noviembre de 1911, por disputas municipales en elecciones, donde se enfrentan los dos bandos en virtud del artículo 29, “carallo 29”Resulta fallecida Clara Peón, y herido Díaz Freijo quien es atendido en la farmacia de su amigo Plá, por los doctores Michelena y Bujados. También fueron heridos Matías Nistal y Juan Muiño Cora, alcalde asesinado 3 años después en 1914. Se le tildó a Freijo por la guardia Civil de “conocido perturbador”, pero fue defendido con los argumentos de: “Conocemos a Freijo, y sabemos que no puede calificarse como se le califica. Freijo es un poético entusiasta, honrado, querido extremadamente por el pueblo por su carácter bondadoso, por su filantropía, por su altruismo. Quienes lo hirieron, desde las trincheras municipales, realizaron un acto de bandidaje, de salvajismo.” Como Manuel Leiras Pulpeiro es a Mondoñedo,Díaz Freijo es a Viveiro.

Bartolomé Basanta Miranda nació en Barreiros en la parroquia de Cabarcos en 1812 y falleció en Viveiro un 13 de abril de 1885. Fue un político, terrateniente y potentado gallego. Vivió en el Pazo da Trave hasta su muerte. Alcalde de Viveiro. Senador por la Provincia de Lugo en 1872 con el Partido Conservador de Antonio Cánovas del Castillo. Además de diputado en Cortes en dos ocasiones 1876 y 1879.

Casó a su hija con el abogado Ramón Rebellón Zubiri, su yerno y heredero político. Este último nació en Ourense un 7 de Octubre de 1855 y murió en Viveiro el 14 de noviembre de 1931,Diputado en 4 legislaturas (1884-1901), durante este período consiguió el título de ciudad para Viveiro en 1891, reinando Isabel II. Ejerció asimismo como corresponsal del Banco Hispano Argentino.

Siempre es bueno llegar a acuerdos, a puntos intermedios o posiciones pacíficas. Las visiones de obra o pensamiento radicales sin ápice de empatía no llegan a buen puerto. Existen distintas realidades, por lo cual no siempre se está en posesión de la verdad , es parte de la imperfección humana, entonces debemos de invocar al poeta romano Publio Sirio con aquello de que la concordia siempre trae la victoria.

La moraleja o lección queda clara. Reluce un siglo después como curiosa anécdota para los anales locales, lo que se tildará como: Regalo de un conservador a un republicano, símbolo de concordia. @mundiario

 

Reloj regalo de un conservador a un republicano, símbolo de concordia
Comentarios