Buscar

MUNDIARIO

El Reino Unido y la UE suspenden las negociaciones del Brexit por la Covid-19

Un funcionario de la delegación de Bruselas fue diagnosticado con la enfermedad. Este hecho, sin duda, pone en peligro las conversaciones con Londres, en el sentido que se acortan los plazos para definir las nuevas relaciones comerciales de ambas partes. 
El Reino Unido y la UE suspenden las negociaciones del Brexit por la Covid-19
Banderas del Reino Unido y de la Unión Europea. / Mundiario
Banderas del Reino Unido y de la Unión Europea. / Mundiario

El Reino Unido y la Unión Europea (UE) se vieron obligados a suspender sus negociaciones en torno a la ejecución del Brexit. Lo que ocurrió es que un funcionario de la delegación de Bruselas fue reportado como positivo a la Covid-19. En ese sentido, por precaución, ambas partes decidieron alejarse por unos días para evitar más contagios por la enfermedad.

Ahora bien, la suspensión de las conversaciones entre Londres y Bruselas llegan en un momento complejo. La ministra de Asuntos Europeos de Finlandia, Tytti Tuppurainen, dijo que los tratos sobre el nuevo acuerdo comercial están en “una fase crítica”, aunque aún puede lograrse un pacto “amplio y equilibrado”. 

“Estamos en una fase crítica de las negociaciones”, dijo Tuppurainen a la agencia Reuters. “La presión del tiempo es grande y todos nos damos cuenta de que se está acabando (...) No he perdido la fe”. “Todos debemos dar al máximo para alcanzar el acuerdo. Ese es el ánimo de la UE. Queremos tener un acuerdo amplio y equilibrado con Reino Unido”, agregó.

Como se sabe, la transición de Reino Unido para abandonar la UE concluye el 31 de diciembre y las dos partes siguen intentando alcanzar un acuerdo de último minuto. Sin embargo, las negociaciones han sido, ciertamente, muy tensas y complejas. 

“El Reino Unido sigue creyendo que no hay base para reanudar las conversaciones a menos que haya un cambio fundamental de enfoque por parte de la UE”, señaló el primer ministro Boris Johnson en octubre pasado. El Reino Unido no desea hacer muchas concesiones y recibir prerrogativas en todos los sectores económicos, pues está en busca de flexibilidad fiscal, comercial y financiera con el objetivo de no perder su estatus en el continente. 

En tanto, la Unión Europea no quiere ceder a puntos como que las empresas británicas seguirán las mismas reglas de competencia que las europeas, una gobernanza robusta para el cumplimiento de los acuerdos y permitir el acceso de la flota comunitaria a las aguas británicas. @mundiario