Buscar

MUNDIARIO

El Reino Unido e Irán agudizan su conflicto militar en el Golfo Pérsico

El Gobierno británico envió un segundo buque "HMS Duncan" al estrecho de Ormuz en medio de las tensiones con Teherán. El régimen persa respondió con una nueva amenaza.

El Reino Unido e Irán agudizan su conflicto militar en el Golfo Pérsico
Buque britanico
Buque britanico

Firma

Rodrigo Chillitupa Tantas

Rodrigo Chillitupa Tantas

El autor, RODRIGO CHILLITUPA TANTAS, escribe en MUNDIARIO. Es periodista peruano de la Universidad Jaime Bausate y Meza. Trabajó como redactor en los periódicos Todo Sport, Nuevo Sol y el Grupo La República. Fue corresponsal en Lima de Segundo Enfoque de Argentina. Actualmente colabora con la revista CARETAS. @mundiario

Los Estados Unidos no es el único país que sostiene un constante dime y direte con Irán. Otra potencia europea -como el Reino Unido- también se ha sumado a este conflicto. El régimen persa exigió a Londres que entregué el buque petrolero iraní confiscado esta semana en Gibraltar.

La reacción del Ministerio de Relaciones Exteriores del país musulmán tiene relación con la información de la policía de Gibraltar que arrestó al capitán y al primer oficial del tanquero, que habría violado las sanciones de la Unión Europea al llevar petróleo iraní a Siria.

El portavoz del ministerio Abbas Mousavi declaró a la agencia estatal de noticias IRNA que "los pretextos legales para la captura no son válidos… liberar al buque es algo que sirve a los intereses de todos los países". La intercepción del barco el 4 de julio ha agravado las tensiones en la región en momentos en que el gobierno estadounidense libra una campaña de máxima presión sobre Irán.

Sin embargo, la respuesta no tardó en llegar desde el Reino Unido. El Gobierno dispuso que el "HMS Duncan" se dirija al Golfo para relevar a la fragata "HMS Montrose" en el lugar y seguir garantizando la "libertad de navegación" en esta zona, dijo un portavoz del ejecutivo británico. Según una fuente citada por la AFP, el ejecutivo elevó también el martes su escala máxima de alerta en aguas territoriales iraníes para los buques británicos, y dio recomendaciones de seguridad a compañías que operan en la región.

Con este contexto, el Reino Unido e Irán inician un conflicto que no se sabe en qué terminará. Antes, Teherán también se involucró en un cruce de acusaciones con Washington por el enriquecimiento de uranio. El presidente norteamericano Donald Trump dijo, incluso, que debe haber una coalición internacional para enfrentar las amenazas del régimen musulmán ante un probable conflicto nuclear.

La tensión en torno al estrecho de Ormuz, por el que transita casi un tercio de los envíos marítimos de crudo, se agudizó en las últimas semanas desde los ataques de origen desconocido contra petroleros y la destrucción de un dron estadounidense por Irán, sentencia el citado medio. @mundiario