El FBI descubrió carpetas clasificadas vacías en el registro de Trump

Documentos clasificados hallados en Mar-a-Lago, la mansión de Donald Trump. / DOJ EE UU
Documentos clasificados hallados en Mar-a-Lago, la mansión de Donald Trump. / DOJ EE UU

El inventario ampliado del cateo a la mansión de Mar-a-Lago cita el descubrimiento de secretos de Estado perdidos y que se guardaban documentos oficiales con libros o revistas.

El FBI descubrió carpetas clasificadas vacías en el registro de Trump

Cuando los agentes del FBI ejecutaron la orden de resgistro en la mansión privada de Donald Trump, en búsqueda de documentos oficiales que no había devuelto a los Archivos Nacionales al salir de la Casa Blanca, se encontraron con que varios materiales clasificados estaban mezclados con otros documentos, entre libros, revistas o recortes de prensa, según el inventario más detallado de lo encontrado en la residencia.

El nuevo inventario de lo que se ha incautado en la casa del expresidente no arroja el contenido de los mismos, pero sí que revela más detalles acerca de cuántos y qué objetos se llevaron los agentes federales. Lo que más ha resaltado ha sido el hallazgo de unas 48 carpetas que portan marcas de clasificación, es decir que deberían contener secretos de Estado, pero que aun así estaban vacías al momento del cateo.

La mayoría, unas 43 de las 48 carpetas marcadas, fueron encontradas en una sola caja en la oficina del exmandatario. Se desconoce el paradero de los documentos, si fueron devueltos, si se perdieron, si se traspapelaron en algún momento o quién haya tenido acceso a ellos.

Otras 42 carpetas más fueron halladas, igualmente con un rótulo de clasificación y además vacías, pero con una etiqueta añadida que ponía: “devolver al asistente de personal o militar”. El destino de los documentos que debían estar en las carpetas es también desconocido, por lo que hace falta otra publicación por parte de las autoridades, si es que ha sido desvelado por la investigación, para esclarecerlo.

El inventario de materiales incautados se amplía

Justamente hace una semana se había publicado el atestado que avaló la orden de registro, firmada por un juez. En ella se establecen las causas probables para poder llevar a cabo la medida, en la que se cita a testigos e incluso procedimientos que resultaron censurados, en la versión editada y parcialmente tachada, para “proteger la integridad de la investigación criminal”, que liberó el Departamento de Justicia por dictamen judicial después de que los medios de comunicación exigieran conocer el contenido.

Este inventario se trata de una versión más extensa del que se publicó primero, unos días después de que sucediera el allanamiento a principios de agosto, y en el que se reveló que el FBI confiscó una treintena de cajas con materiales oficiales que por ley deben ser resguardados en un lugar autorizado y por funcionarios de los Archivos Nacionales.

Hallan miles de documentos oficiales en Mar-a-Lago

Además de ello, se informó entonces que en Mar-a-Lago había al menos unos 11 juegos de documentos confidenciales. En este tercer lote de materiales incautados, de unas 33 cajas, siete fueron encontradas en la oficina de Trump mientras que el resto fue hallado en el trastero, el mismo al que fueron agentes federales y un fiscal a un procedimiento en junio, en el cual se llevaron unos pocos documentos que supuestamente habían sido descubiertos recién, y que no fueron rescatados por los funcionarios de Archivos Nacionales cuando, en enero, sacaron otras 15 cajas con material solicitado.

En el trastero se hallaron 76 documentos secretos, en la oficina del exmandatario unos 27. Los textos, cuyo contenido sigue siendo un misterio, estaban en medio de cajas donde había otras cosas, como documentos y fotografías oficiales no confidenciales, revistas, diarios, recortes de prensa, libros e incluso prendas de ropa o hasta regalos. Nada de ello se detalló, por cierto.

La presentación de este inventario, autorizado por la jueza federal Aileen Cannon, desglosa la cantidad de documentos con información clasificada. El inventario ampliado cita, aproximadamente, unos 18 documentos con la marca más sensible “alto secreto” (top secret), 54 informes clasificados como secretos y unos 31 pliegos rotulados como confidenciales.

En resumen, el contenido no confidencial de las 33 cajas hace un total que supera la cifra de 11.000 documentos confiscados. El material incautado está siendo recurrido por el equipo legal de Trump en una corte del distrito sur de Florida, que preside la magistrada Cannon, para ordenar que un perito independiente sea quien revise los folios uno por uno, en lugar del FBI.

Aunque la jueza se mostró favorable a conceder la demanda del magnate, la semana pasada, dejó claro que el que sopese la idea no es vinculante para fallar a su favor. Mientras, el Departamento de Justicia había enviado una respuesta en la que aseguraron que involucrar a un tercero retrasaría la investigación, y que ya tienen un equipo preparado para estudiar los documentos. @mundiario

El FBI descubrió carpetas clasificadas vacías en el registro de Trump
Comentarios