La rebelión de Murcia y Andalucía por el confinamiento de los inmigrantes

Inmigrantes en Murcia. / Pixabay
Inmigrantes en Murcia. / Pixabay
Migraciones tuvo que improvisar el aislamiento de más de 250 migrantes con la Cruz Roja en el propio puerto de Cartagena y de otro medio centenar con una ONG en otros recursos de acogida.
La rebelión de Murcia y Andalucía por el confinamiento de los inmigrantes

La llegada de 700 inmigrantes en pateras el pasado fin de semana ha generado serias controversias en Murcia y Armería. El tema se traslada a quién tiene la responsabilidad de asumir el aislamiento de estas personas.

Tras el estado de alarma, las Comunidades debían asumir las competencias en materia sanitaria, esto implicaba los riesgos de eventuales brotes como en efecto está ocurriendo y las medidas de cuarentena de positivos y todo lo que implica el seguimiento, y así lo ha certificado el propio Gobierno.


Quizá te pueda interesar

Torrent y Maragall piden investigar al exdirector del CNI por el espionaje a sus móviles


El fondo es quién aclara si la cuarentena de posibles casos llegados en patera debe tratarse desde el ámbito de la política migratoria o es una competencia sanitaria de la Comunidad. La Secretaría de Estado de Migraciones publicó este mismo fin de semana, en plena crisis por la recepción de cientos de personas que partieron de forma coordinada desde Argelia, un protocolo que señala que esa responsabilidad es de los Gobiernos regionales, como autoridad sanitaria competente.

En el despacho de Migraciones no quieren aceptar nuevas entradas  hasta que no se haya descartado que portan el virus. Los centros de acogida, explican, son recursos habitacionales abiertos que no tienen finalidad sanitaria y el alojamiento de contactos estrechos de positivos supondría asumir el riesgo de nuevos contagios y la propagación del virus.

En el caso de Murcia, en 24 horas recibió 454 personas el pasado fin de semana, entre los que había 34 contagiados de la Covid-19, ingresa a los positivos en hospitales, pero rechaza las instrucciones nacionales para los casos negativos que deben guardar cuarentena. Incluso, el mismo sábado, la Consejería de Salud dictó una resolución que obligaba a la Delegación de Gobierno a proporcionar alojamientos para el aislamiento de varios grupos de inmigrantes, pero la Abogacía del Estado se apresuró a interponer recurso e intentar revertir la orden que considera “lesiva para los intereses del Estado”.

Migraciones tuvo que improvisar el aislamiento de más de 250 migrantes con la Cruz Roja en el propio puerto de Cartagena y de otro medio centenar con una ONG en otros recursos de acogida. El Gobierno regional también se ha puesto a buscar espacios ante “la negativa de la Delegación a habilitar espacios y el nuevo protocolo”.

La Junta de Andalucía se ha sumado al desacuerdo tras la llegada, entre el viernes y el sábado, de más de 250 inmigrantes a las costas de Almería. El Gobierno de Juan Manuel Moreno asume solo la atención y cuarentena de los positivos que necesiten asistencia hospitalaria.

La atención de los inmigrantes asintomáticos, aunque se haya confirmado que tienen la enfermedad, y los negativos que deban ser aislados por su relación con positivos son competencia del Gobierno central, justifica. Tampoco hay acuerdo en el tipo de test que deben hacerse tras llegar a puerto, Migraciones exige la realización de PCR para evitar falsos negativos, pero Andalucía solo realiza PCR a quien da positivo en los test rápidos. @mundiario

La rebelión de Murcia y Andalucía por el confinamiento de los inmigrantes
Comentarios