Rebeca Grynspan cifra en 100.000 los contagios y en 9.000 los fallecidos en Iberoamérica

Rebeca Grynspan. / Mundiario
Rebeca Grynspan. / Mundiario

La secretaria general iberoamericana urge al FMI y al Banco Mundial a dar préstamos sin condiciones a los países iberoamericanos. Por su parte, González Laya aboga por una coalición de países de renta media que incite a los organismos financieros a volcarse en su recuperación económica.

Rebeca Grynspan cifra en 100.000 los contagios y en 9.000 los fallecidos en Iberoamérica

La secretaria general iberoamericana, Rebeca Grynspan, explicó en el foro NEF Online que actualmente hay en Iberoamérica un total de 100.000 “casos activos” de coronavirus y alrededor de 9.000 fallecidos por Covid-19. Lo hizo en un encuentro telemático organizado por Nueva Economía Fórum, en el que trasladó un “mensaje de solidaridad” a todos los países afectados por la pandemia y transmitió un “reconocimiento muy especial” al personal sanitario y a los trabajadores de los servicios esenciales por su labor en estos días tan complicados. “Han mostrado lo mejor de nosotros mismos. Su actitud da fuerza e ilusión de cara al futuro”, destacó.

Rebeca Grynspan expuso que la mayoría de los países de la región se encuentran en la fase 2 de la pandemia gracias a que se beneficiaron de la experiencia de los países europeos y de China a la hora de poner en marcha medidas de distanciamiento social para atajar el virus. No obstante, resaltó que la pandemia está mostrando su peor cara en Brasil, Perú, Panamá y Ecuador, mientras que otros países, como México, Costa Rica y Uruguay, comienzan a plantearse medidas de desconfinamiento.

La secretaria general iberoamericana puso de manifiesto que en Latinoamérica hay actualmente un total de 100.000 “casos activos” y unos 9.000 muertos por el coronavirus, aunque reconoció que los guarismos en términos reales “pueden ser más altos”, como consecuencia de “problemas de registro”. También lamentó que los sistemas de salud en la región y la cobertura de protección a los ciudadanos son “muy débiles”, como lo demuestra que la mitad de la población está fuera de la atención sanitaria, lo que le sirvió para urgir a “apoyar rápidamente”  a los países que más lo necesiten.

Ayuda internacional

Rebeca Grynspan ve “urgente” que los organismos financieros internacionales, como el Fondo Monetario Internacional (FMI) y el Banco Mundial, proporcionen préstamos sin condiciones a los países iberoamericanos para que puedan afrontar con eficiencia los estragos económicos derivados de la pandemia del coronavirus. Mostró su preocupación por cómo los países iberoamericanos están afrontando y afrontarán la pandemia en su vertiente sanitaria y económica y en lo sanitario llamó la atención ante el hecho de que la mayoría de los países de la región carecen de sistemas sanitarios robustos que no alcanzan para atender a la población rural o a colectivos muy vulnerables. A pesar de ello, se congratuló de que las autoridades de esos países tomaran como ejemplo lo realizado en aquellas latitudes donde el Covid-19 impactó antes para poner en marcha medidas de distanciamiento social y dedicaran más recursos para fortalecer sus sistemas de salud. No obstante, Rebeca Grynspan destacó que el coronavirus provocará en todo el mundo la “peor crisis” conocida desde la Gran Depresión de 1929, con unos efectos económicos y sociales “severos”, peores incluso que los de la crisis de 2008. Esto le sirvió para recordar que los países iberoamericanos se encuentran en una situación “menos favorable” que hace una década, ya que entonces contaban con “más espacio fiscal” y una mayor capacidad de endeudamiento.

La secretaria general iberoamericana no utilizó estas previsiones a modo de especulación, sino que se apoyó en datos, tales como que de los países emergentes han salido ya 95.000 millones de dólares de flujos financieros o que el FMI prevé para la región una caída del 5,3% de su PIB, un incremento de 30 millones de personas en situación de pobreza y 12 millones de desempleados más. Rebeca Grynspan subrayó que los países han tomado medidas para amortiguar el impacto de la crisis en términos económicos mediante la concesión de garantías para facilitar el acceso a préstamos a las pymes, la postergación del pago de impuestos y de cuotas a la Seguridad Social y la aprobación de ingresos mínimos para los sectores más vulnerables. Sin embargo, advirtió de que estos esfuerzos son menores que los habidos en los países desarrollados, donde se han aprobado paquetes económicos con una potencia de fuego media equivalente al 20% de su PIB.

Frente a esa exuberancia financiera, Perú se ha quedado en planes de estímulo equivalentes al 12% de su PIB, Brasil y Chile han sido capaces de movilizar recursos por valor del 6% de su PIB, mientras que el resto de países iberoamericanos se mueven entre el 1% y el 3% de su PIB. “Esto es muy pequeño para lo que se requiere en esta crisis”, aseveró. Por ello, urgió a los organismos financieros internacionales, como el FMI, el Banco Mundial y los bancos de desarrollo, a llevar a cabo una “acción inmediata” para proporcionar préstamos sin condiciones a los países iberoamericanos para que puedan afrontar con eficiencia los estragos económicos derivados de la pandemia del coronavirus y se consiga aminorar la presión de las agencias de calificación de riesgos cuyo rigor puede endurecer el acceso a los mercados de deuda. Por último, dijo que, en caso de no actuar o de no hacerlo debidamente, se corre el riesgo de “retroceder una década” con el consiguiente riesgo para los sistemas democráticos.

A pesar de que actualmente hay “liderazgos de calidad” en los países de la región, cuyas autoridades han visto crecer su popularidad debido a la gestión de la crisis de salud pública, se corre el riesgo, sostuvo Rebeca Grynspan, de invertir la tendencia, si la derivada económica del coronavirus se traduce en un incremento del abandono escolar por causas económicas y en un aumento de las desigualdades.

Las mujeres

Para Rebeca Grynspan, la crisis del coronavirus tendrá efectos sociales “evidentes” sobre las mujeres por encontrarse mayoritariamente en aquellos sectores económicos y estratos sociales más afectados por la pandemia. Lo dijo en el mencionado encuentro telemático organizado por Nueva Economía Fórum, en el que constató que en todo el mundo se vive un “atraso en las políticas de equidad de género” y alertó de que durante el confinamiento en América Latina se ha producido un “aumento” de la violencia de género durante el confinamiento, llegando en algunos casos a triplicarse la estadística que plasma la realidad de esta lacra. Así, llamó a los países a intercambiar medidas y aprender los unos de los otros en materia de género, ya que la crisis del coronavirus tendrá efectos sociales “evidentes” sobre las mujeres por estar en los sectores económicos y estratos sociales más afectados por la pandemia. 

Por último, Rebeca Grynspan celebró que España vaya a presentar ante la Asamblea General de la ONU un proyecto de resolución sobre el impacto de la pandemia del coronavirus sobre las mujeres y las niñas.

Posición de España

La ministra de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, Arancha González Laya, apostó en NEF Online por una coalición de países de renta media que sea capaz de presentar “propuesta innovadoras” a los organismos financieros internacionales para que se vuelquen en su recuperación económica tras la pandemia del coronavirus. Lo hizo en en encuentro telemático organizado por Nueva Economía Fórum, en el que, invitada por los anfitriones, participó junto a la protagonista del mismo, la secretaria general iberoamericana, Rebeca Grynspan.
 
La jefa de la diplomacia española apostó por un diálogo entre España y los países de América Latina que sea útil para intercambiar experiencias y, de este modo, afrontar con mayor eficiencia la pandemia del coronavirus. También se refirió a la situación económica en la que podrían quedar los países latinoamericanos tras el paso de la pandemia. Arancha González Laya lo hizo para subrayar que requerirán financiación y acceso a liquidez, en la línea de los estados “más frágiles”, para los que las instituciones internacionales ya han tomado medidas de alivio como moratorias en el pago de sus deudas. Por esa razón, demandó que los países de renta media, entre los que se incluyen los de América Latina, conformen una coalición susceptible de proporcionar “propuestas innovadoras” a los organismos financieros internacionales para que se involucren en su recuperación económica.
 
Por otro lado, Arancha González Laya confirmó que, según disminuye el impacto de la pandemia en España, aumentará la capacidad del país para compartir recursos sanitarios y económicos con los estados latinoamericanos frente al Covid-19. Por último, confesó que le preocupa que esta crisis de salud pública aumente las desigualdades económicas y sociales y que en la recuperación haya una suerte de obsesión por el “crecimiento, crecimiento y crecimiento” que haga olvidar la lucha contra el cambio climático. “Es hora de transformar nuestro sistema económico para apostar por un crecimiento más sostenible, lo que pasa por la descarbonización de nuestras economías”, concluyó. @mundiario

Rebeca Grynspan cifra en 100.000 los contagios y en 9.000 los fallecidos en Iberoamérica
Comentarios