Buscar

MUNDIARIO

La primera víctima política de la crisis entre EEUU y México

El responsable de migración de México, Tonatiuh Guillén, abandonó su cargo por exigencia del presidente Andrés Manuel López Obrador, en medio de una situación en la que su país se ve agobiado por las exigencias migratorias de los Estados Unidos.

La primera víctima política de la crisis entre EEUU y México
Guillén tiene una ganada reputación como hombre de academia y de larga trayectoria en temas fronterizos. / Gobierno de México
Guillén tiene una ganada reputación como hombre de academia y de larga trayectoria en temas fronterizos. / Gobierno de México

Firma

Rafael Adolfo Vásquez

Rafael Adolfo Vásquez

El autor, RAFAEL ADOLFO VÁSQUEZ, es periodista, creador de contenidos multimedia, editor audiovisual y Community Manager. @mundiario

La sombra de la crisis arancelaria como consecuencia inmediata del problema migratorio que enfrenta a Estados Unidos y México, arrojó una primera víctima política. Se trata del máximo encargado de aplicar la política migratoria en el país azteca, Tonatiuh Guillén.

Específicamente el cargo de este funcionario era el de Comisionado del Instituto Nacional de Migración. Previamente fue coordinador general del proyecto Región transfronteriza México-Guatemala: Dimensión regional y bases para su desarrollo integral.

Fue presidente durante 10 años (2007 a 2017) de El Colegio de la Frontera Norte y además ocupó los cargos de director del Departamento de Estudios de Aministración Pública y de la revista académica Frontera Norte.

También se destaca su labor académica como docente en universidades nacionales e internacionales. Autor de 15 libros y artículos en revistas especializadas y es miembro del Sistema Nacional de Investigadores y de la Academia Mexicana de Ciencias. Asimismo, destacó como integrante del Foro Consultivo Científico y Tecnológico y como presidente del Consejo Consultivo de Centros Públicos de Investigación del CONACYT.

En definitiva, es un personaje con una larga trayectoria profesional y llama poderosamente la atención que luego de concretarse la tregua arancelaria de la Casa Blanca, de un paso al costado en un momento en el que la tensión entre ambas naciones sigue latente y que ante cualquier altibajo un nuevo revés germine en una crisis.

AMLO dijo en su momento, que la salida de Guillén es parte de la nueva estrategia para hacer frente a la amenaza de Estados Unidos. Para sustituirle, estará Francisco Garduño que hasta hace poco era el responsable de la red de cárceles del país.

El ahora ex funcionario, puso su cargo y dio a conocer la noticia vía Twitter. Posteriormente fue el propio mandatario que asumió la responsabilidad de este cambio, durante una declaración en el aeropuerto de Chihuahua. El País resalta en un trabajo informativo que, López Obrador agradeció la gestión de Guillén, porque fue muy importante en los inicios de su gestión al frente del país. @mundiario