¿Qué viene ahora para Afganistán tras la salida de EE UU?

Un coche bomba ha sido destruido en Kabul./ @MundoeConflicto
Un coche bomba ha sido destruido en Kabul./ @MundoeConflicto
¿Qué viene ahora para Afganistán tras la salida de EE UU?

La guerra terminó en Afganistán. Estados Unidos, finalmente termina con la guerra más larga, pero el presidente Joe Biden y su secretario de Estado, Anthony Blinken, anuncian un nuevo capítulo con Afganistán, una era diplomática.

Y mientras Estados Unidos se reorganiza con la creación de un nuevo equipo para intentar sacar a otros colaboradores que no pudieron ser evacuados, desde Kabul retumban los disparos y las celebraciones de los talibanes para cantar “el fin de la ocupación” y la independencia de Afganistán.

Joe Biden ha asumido toda la responsabilidad de la retirada que sus antecesores no se atrevieron, aunque Trump ya estaba abonando el terreno. Si políticamente le afectará a Biden, eso se verá mucho más adelante, pero su misión ha sido cumplida. El líder demócrata necesitaba sacar a las tropas de Afganistán porque ya desde hace tiempo allí todo estaba perdido.

Con el fin de la guerra viene un nuevo capítulo y así lo ha declarado el secretario de Estado, Anthony Blinken. "Ha comenzado un nuevo capítulo del compromiso de Estados Unidos con Afganistán. Es uno en el que lideraremos con nuestra diplomacia. La misión militar terminó. Ha comenzado una nueva misión diplomática”, ha declarado en una conferencia de prensa.

El presidente Biden había adelantado algo en una declaración por escrito que ha divulgado la Casa Blanca en su página web.

“Le he pedido al secretario de Estado que dirija la coordinación continua con nuestros socios internacionales para garantizar el paso seguro de los estadounidenses, los socios afganos y los ciudadanos extranjeros que quieran salir de Afganistán”, ha escrito Biden.

El presidente ha informado que las razones de la retirada las explicará este martes en una conferencia de prensa. Sin embargo, su secretario de Estado, Blinken, ya adelantó que “a partir de hoy (martes), hemos suspendido nuestra presencia diplomática en Kabul y hemos trasladado nuestras operaciones a Doha (Qatar), lo que pronto será notificado formalmente al Congreso. Dado el entorno de seguridad incierto y la situación política en Afganistán, era la medida prudente a tomar", ha argumentado.

¿Cuál es la nueva era?

El profesor y columnista de MUNDIARIO, Suso Veiga, ha escrito en un artículo lo que en su opinión está sucediendo con los recientes hechos en Afganistán.

“Todo indica que las potencias occidentales renunciarán al modelo clásico de intervención militar, con presencia física de tropas sobre el terreno, para articular otras formas de gendarmería mundial”, opina.

El articulista reitera además que “las disputas con China y Rusia para alcanzar una influencia hegemónica en las distintas áreas geográficas se desplazarán a los ámbitos económicos y políticos”.

Veiga ha estimado que las naciones occidentales tendrán que tratar de ejercer cambios en aquellos países donde se conculquen los derechos no a través de una intervención militar, sino que esos cambios florezcan desde las mismas sociedades dominadas.

“Los procesos de cambio deben partir del seno de las propias sociedades por más que puedan recibir el apoyo solidario de sectores y organizaciones que se ubican en el exterior de esos países”, ha dicho.

Los retos para los talibanes

Los talibanes celebran la salida de EE UU, y es un gran logro, sin embargo, se enfrentan a un nuevo reto que es lograr mantenerse en el poder y conformar un gobierno estable que garantice el control absoluto del país.

Su forma de gobernar ya es conocida, especialmente por las mujeres, pero han estado tratando de convencer a los afganos que no son los mismos de los años 90. Hacen llamados reiterativos a los empleados públicos para que regresen a sus trabajos, hablan de amnistía, de reconciliación, de paz, sin embargo, no logran por ahora ser convincentes.

En su propio territorio tienen a un grupo rival, el ISIS-K y a otros grupos de resistencia con los que les ha tocado negociar treguas para llegar acuerdos. Dicen que los cambios serán graduales, aunque han permitido que algunos ministros del gobierno depuesto permanezcan en sus cargos.

La comunidad internacional los estará vigilando de cerca para que cumplan con los acuerdos a los que ya se ha llegado, primeramente, dejar salir a los afganos que así lo deseen como lo ha pedido la ONU, aún cuando no serán reconocidos como gobierno.

Los países del mundo, han advertido que no permitirán que Afganistán refugie a grupos terroristas, ni que en ellos se gesten ataques a naciones de occidente ni de ningún otro país del mundo.

Los talibanes deberán reagendar las relaciones con sus países vecinos: Pakistán, Irán, India, Uzbekistán, Turkmenistán, Tayikistán, China, entre otros cercanos a fin de evitar enfrentamientos o ataques en su territorio.

El poder si bien es fácil sostenerlo con armas, cuando la economía adolece, estas armas se derriten. La economía de Afganistán según el Banco Mundial es frágil y depende de un 75% de las ayudas extranjeras. Será importante el papel de China en un posible acercamiento con los talibanes, pero también lo será de parte de Rusia y casualmente, estos países se abstuvieron este lunes en la aprobación de una resolución por parte del Consejo de Seguridad de la ONU para solicitar a los talibanes una evacuación segura de afganos y extranjeros.

Algunos países han advertido que, si el régimen talibán retrocede en la concesión de derechos que ya se habían conquistado en ese país, no estarían dispuestos a aportar económicamente. @mundiario

¿Qué viene ahora para Afganistán tras la salida de EE UU?
Comentarios