¿Por qué quiere dejar Rajoy la farmacia española en manos de las grandes compañías?

La farmacia española seguirá haciendo aguas mientras las carteras de Sanidad y de Economía no vayan de la mano. En juego está todo un sector que no daba problemas, ahora amenazado.
¿Por qué quiere dejar Rajoy la farmacia española en manos de las grandes compañías?

El Reino de España ha defendido ante el Tribunal de Justicia Europeo el Sistema Español de Farmacia, por considerar que es uno de los mejores modelos al servicio del paciente y del Sistema Nacional de Salud. 

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea  ha establecido mediante sentencias que la propiedad-titularidad de la farmacia por el farmacéutico se encuentra ajustada al Derecho de la Unión Europea. Una propiedad-titularidad de los farmacéuticos justificada por su profesionalidad y servicio al paciente.

La mayoría de los países de la UE (Alemania, Francia, Finlandia, Austria, Italia..) contempla la propiedad-titularidad de la farmacia por un farmacéutico independiente.

Análisis económico

El Sistema español de Farmacia, basado en la propiedad-titularidad del farmacéutico independiente,  aporta las ventajas del modelo de gestión público-privado,  sin incrementar estructuras públicas y contribuye a la sostenibilidad del sistema sanitario público español.

El gasto en medicamentos a través de la red asistencial de farmacias,  es la partida más controlada y eficiente, dentro del gasto sanitario total. En España, el precio del medicamento está regulado por el Ministerio de Sanidad, por lo que el gasto farmacéutico público, sólo depende del número de recetas prescritas y del precio del medicamento, que está regulado. Un cambio en la propiedad-titularidad farmacéutica,  no va a producir un ahorro en el gasto público en medicamentos.

Punto de vista social

Asegura una red asistencial planificada de 21.427 farmacias, que garantizan con calidad en el servicio y en el suministro. Esta red garantiza que el 99,9 % de la población dispone de una farmacia donde vive, no sólo donde es económicamente rentable.

El farmacéutico titular independiente, no se deslocaliza en situaciones adversas de crisis económica. La propiedad-titularidad de las farmacias garantiza, que en situaciones de crisis como la actual,  el farmacéutico permanezca al lado del paciente, dando continuidad a la prestación farmacéutica.

Genera más de 79.000 empleos directos, de los cuales algo mas de 44.000 son farmacéuticos.

Punto de vista sanitario

El farmacéutico titular-propietario prioriza el interés sanitario,  por encima de intereses económicos. La independencia profesional real, asegura que el farmacéutico, por su formación, experiencia y responsabilidad, dirija su farmacia,  anteponiendo las prioridades de salud pública a las meramente lucrativas.

Responsabiliza al farmacéutico frente al paciente personal, profesional y patrimonialmente. El farmacéutico, responde personalmente y además con su patrimonio,  ante cualquier daño que pueda cometer. Ello supone, una doble garantía preventiva para el ciudadano, ya que la sola obligación de contratar un seguro de intervendría a posteriori siendo menos eficaz en la preservación de garantías de salud pública.

Evita integraciones verticales. El abastecimiento seguro y de calidad de todos los medicamentos a la población,  queda garantizado al intervenir el farmacéutico que, con un criterio profesional e independiente, evita cualquier posibilidad de integración vertical u otro tipo de prevalencia comercial en la dispensación de los medicamentos.

Grarantía de continuidad del servicio en situaciones adversas. La concertación de la administración con todas las farmacias, junto a la ordenación farmacéutica, garantizan de forma efectiva al ciudadano, el acceso a la prestación farmacéutica en condiciones de igualdad y con la misma garantía de calidad y suministro, en todo el Estado, incluso en situaciones de demoras en el pago.

Hemos tenido acceso en estos días a un documento, en el cual se modificaría el apartado 4 del artículo 103 de la Ley  General de Sanidad 14/1986 de 25 de abril, apartado que textualmente quedaría como sigue:

"La propiedad y titularidad de las oficinas de farmacia podrá corresponder a cualquier persona física o jurídica siempre que quede garantizada la presencia y actuación profesional de un farmacéutico en los términos establecidos"

Dicho documento no tiene valor oficial alguno de momento.

¿Por qué quiere dejar Rajoy la farmacia española en manos de las grandes compañías?
Comentarios