Putin logra un apoyo aplastante a su reforma que le permitiría gobernar hasta el 2036

Vladimir Putin, presidente de Rusia. BBC.com
Vladimir Putin, presidente de Rusia. BBC.com
El Congreso ruso aprueba con 543 votos a favor y uno en contra el primer paso para que el jefe del Kremlin se consolide en el poder. La oposición intenta armarse para detener la reforma. 
Putin logra un apoyo aplastante a su reforma que le permitiría gobernar hasta el 2036

Vladimir Putin ha iniciado el camino para consolidar su poder absoluto en Rusia. El Parlamento aprobó con 543 votos a favor, uno en contra y 43 abstenciones su reforma constitucional que le permitiría alargar su mandato hasta el 2036. Este resultado es el penúltimo peldaño del plan del jefe de Kremlin, quien apeló primero al aval de dos tercios de las regiones y del Tribunal Constitucional. Todo acabará en una consulta popular el próximo 22 de abril.

Si logra la victoria, Putin anularía la disposición que le bloqueaba volver a postularse después del 2024. La reforma Constitucional no ha causado aún grandes turbulencias. Los sondeos muestran que los rusos se movilizan y manifiestan cada vez más, pero que sus razones son más sociales que políticas: problemas en un hospital, la construcción de una iglesia en un parque, el rechazo a un vertedero. 

El impacto, en cambio, sí se ha dado en la oposición. Sin una notoria representación parlamentaria, la fuerza política se ha trasladado a las calles. “El Kremlin prepara un golpe de Estado tratando de mantener el poder”, remarca Anastasía Burakova, responsable del movimiento Rusia Abierta, a El País que ha lanzado movilizaciones en varias regiones.

El Partido de los Cambios ha iniciado una campaña para informar sobre una reforma con la que el líder ruso, de 67 años y al mando durante más de dos décadas, apuntala todavía más el control sobre la vida política y social de Moscú. “El contenido de las enmiendas y el modo en que se han adoptado es totalmente ilegal; están destinadas a la usurpación del poder”, afirma Alexander Soloviov, jefe de la división moscovita del Partido de los Cambios, al citado medio.

Como sea, la marcha en homenaje al desaparecido líder  Boris Nemtsov, asesinado hace cinco años, congregó el mes pasado a todos los opositores a Putin. Dicho acto aceleró el plan para reescribir la ley fundamental. Rusia ya experimentó en la oleada de protestas masivas entre 2011 y 2013, cuando también se rechazaba la posibilidad de que el jefe del Krenlim se perpetúe en el poder. @mundiario

Putin logra un apoyo aplastante a su reforma que le permitiría gobernar hasta el 2036
Comentarios