El juez instructor del Supremo desdeña el desafío de Carles Puigdemont

Carles Puigdemont, en su debate con una profesora en Copenhague.
Carles Puigdemont, en su debate con una profesora en Copenhague.

El expresidente de la Generalitat puede moverse por Europa y el resto del mundo, aunque el juez instructor Pablo Llarena advierte de que esto cambiará en cualquier momento.

El juez instructor del Supremo desdeña el desafío de Carles Puigdemont

El juez del Supremo Pablo Llarena ha descartado reactivar la orden de detención del expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont porque considera que ha "provocado" su detención para poder delegar su voto en la investidura. En un auto, Llarena subraya que desplazándose "con jactancia" a Dinamarca –participó en un debate organizado por la Universidad de Copenhague–, Puigdemont busca "favorecer una estrategia anticonstitucional e ilegal" para "forzar" la delegación de su voto como si su situación fuese la de privación de libertad", al igual que han hecho el exvicepresidente de la Generalitat Oriol Junqueras; el exconseller de Interior Joaquim Forn y el expresidente de la ANC Jordi Sánchez, todos ellos en prisión.

Según El Periódico de Catalunya, pesa más lo político –la posible delegación de voto en su investidura– que lo judicial –detener a un presunto delincuente–. Por todo ello, el juez del Supremo Pablo Llarena rechaza la "lógica" petición de la Fiscalía General del Estado de activar la orden europea de detención. 

El expresidente de la Generalitat Carles Puigdemont puede moverse, pues, por Europa y el resto del mundo, aunque el juez instructor Pablo Llarena advierte de que esto cambiará en cualquier momento. El instructor del Tribunal Supremo ya ha hecho una advertencia: el momento de su detención “no está necesariamente lejano”.

Según el diario La Vanguardia, la decisión de este lunes de mantener inactiva la euroorden contra Puigdemont da rienda suelta al próximo candidato a la presidencia de la Generalitat para moverse por cualquier país de Europa y del resto del mundo. Lo que no sabe  Carles Puigdemont es cuándo el juez utilizará esa herramienta de cooperación internacional para arrestarle y que sea entregado a la justicia española.

Este lunes, Puigdemont participó en un debate en la Universidad de Copenhague sobre la situación de Cataluña. El expresidente de la Generalitat, que lleva huido en Bruselas desde noviembre y que esta semana viajó a la capital danesa, mantuvo un intercambio de opiniones sobre el procés con la profesora Marlene Wind, que le ha preguntado: "¿Le gustaría que en Europa hubiese 200 o 300 naciones con solo una identidad? ¿Cree que esa es la solución en el siglo XXI?". Y añadió: "Cataluña es la región más rica de España y España es un país más descentralizado, incluso, que Alemania. ¿De dónde viene este ansia separatista?".  Carles Puigdemont respondió, entre otras cosas, que España no es una democracia y que el movimiento independentista pide diálogo y negociación con el Gobierno central. @mundiario

El juez instructor del Supremo desdeña el desafío de Carles Puigdemont
Comentarios