Puigdemont declara la independencia pero la suspende para abrir la posibilidad de un diálogo

Carles Puigdemont, presidente de la Generalitat. RR SS.
Carles Puigdemont, presidente de la Generalitat. / RR SS.

El president suspende la DUI para empezar con las negociaciones, mientras, ambos lados lo critican.

Puigdemont declara la independencia pero la suspende para abrir la posibilidad de un diálogo

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, anunció la independencia de Cataluña, para luego suspenderla y así poder entrar en un proceso de diálogo con el Gobierno central.  Luego de sus afirmaciones, los distintos bandos reaccionan a favor y en contra, pero en su mayoría, varios lideres lo critican por haber iniciado un encuentro político y social que ha dividido a España y en especial, a Cataluña.

 

Luego, el turno al frente lo toma Miquel Iceta, del PSC: “A ver si lo he entendido bien. Usted asume un mandato, que yo discuto. Y al mismo tiempo dice que propone suspender una declaración no hecha. Es complejo esto”, dice criticando al president.

En otro extremo más complejo, se encuentra Arran, las juventudes de la CUP, que atacan a Puigdemont por la suspensión de la declaración de independencia de Cataluña. Tachan su decisión de “traición inadmisible” y  lo acusan de “frenar un mandato popular claro y rotundo”.

 

En el mismo extremo, se encuentra la CUP que muestra su enfado en Twitter y pide explicaciones:

 

Para intentar calmar las aguas, Pablo Iglesias subraya la "sensatez" de Puigdemont y señala que no ha declarado la independencia. Además, pide diálogo al presidente de Gobierno Mariano Rajoy: "Podemos afirmar que el presidente de la Generalitat de Cataluña no ha declarado la independencia. No ha habido DUI. No ha habido declaración unilateral de independencia", comentó.

 

Por su parte, el Gobierno de Mariano Rajoy considera que no se puede aceptar dar validez a la ley del referéndum suspendido por el Tribunal Constitucional, ni se puede dar como válido el supuesto recuento de un referéndum fraudulento e ilegal, según expresan fuentes desde el Ejecutivo.

Las mismas fuentes aclaran a El País que “ni mucho menos” se puede establecer que los catalanes han dicho que quieren independencia. Igualmente indican que tampoco es “admisible” hacer una declaración implícita de independencia para luego dejarla en suspenso de manera explícita.

Mientras, las calles reaccionan ante las declaraciones de Puigdemont:

 

 

 

Puigdemont declara la independencia pero la suspende para abrir la posibilidad de un diálogo
Comentarios