Buscar

Puigdemont asegura que no investirle como president sería un "fraude democrático"

El destituido presidente de la Generalitat de Cataluña ha advertido de que "en ningún caso se puede subvertir" el mandato democrático que dieron los ciudadanos en las elecciones del 21 de diciembre con "debates reglamentarios”.

Puigdemont asegura que no investirle como president sería un "fraude democrático"
Carles Puigdemont, expresidente de la Generalitat de Cataluña, en una videoconferencia ante el consejo nacional del PDECat. / Twitter @cronicaglobal
Carles Puigdemont, expresidente de la Generalitat de Cataluña, en una videoconferencia ante el consejo nacional del PDECat. / Twitter @cronicaglobal

Firma

Ibed Méndez

Ibed Méndez

La autora, IBED MÉNDEZ, es licenciada en Comunicación Social, mención audiovisual. Escribe en MUNDIARIO, donde también coordina el área de Sociedad y la edición AMÉRICA. @mundiario

La sesión constitutiva del Parlament se acerca y las campanas de guerra no dejan de retumbar. El partido de Carles PuigdemontPDECat, y su socio de gobierno, ERC, han apostado al pragmatismo para que el representante afronte con "realismo" la complejidad de una investidura a distancia, pero el destituido presidente de la Generalitat de Cataluña ha dejado claro que cualquier opción no sea reelegirle sería un "fraude democrático".

Según apunta El Periódico de Catalunya, este sábado el exjefe del Govern sostuvo una videoconferencia desde Bélgica ante el consejo nacional del PDECat, y advirtió de que "en ningún caso se puede subvertir" el mandato democrático que dieron los ciudadanos en las elecciones del 21-D con "debates reglamentarios" y sobre "procedimientos parlamentarios".

"Los que gobiernan Cataluña desde Madrid, sin vergüenza, con el 4% de los votos (en referencia al PP) dicen que no se puede gobernar desde el exilio o desde la prisión con el 47% de los votos de los catalanes", ha defendido el político exiliado.

 

En esa línea, Puigdemont ha asegurado que los plenos de constitución del Parlament y de investidura forman un "paquete indivisible" que se debe ganar para “cumplir con el mandato de las urnas".  "Los diputados tenemos derechos que se deben respetar, pero sobre todo quien tiene derechos son los ciudadanos. A nosotros nos toca proteger y reivindicar por encima de todo los derechos de los ciudadanos. Que el árbol no nos tape el bosque", sentenció el exjefe de la Generalitat.

La cuestión es sencilla: para Puigdemont la única alternativa es la restitución del "gobierno legítimo" que él encabeza. Mientras, la tensión sigue creciendo y la intervención del expresident no deja avance o novedad alguna en medio del conflicto.

En ese sentido, El Periódico subraya que JxCat continúa dejando en manos de la nueva Mesa del Parlament la fórmula, telemática o por delegación, para que Puigdemont pueda someterse a un debate de investidura el 31 de enero a más tardar. Sin embargo, ERC prefiere que la última palabra la tengan los letrados de la Cámara, que en reuniones informales han coincidido en la inviabilidad de una investidura no presencial.

En el otro extremo, el Gobierno central ha adelantado que impugnará los planes de Carles Puigdemont ante el Tribunal Constitucional, y que cualquier elección "ilegal" supondrá la prórroga del artículo 155. @mundiario