Buscar

MUNDIARIO

¿Por qué el PSOE dice ser la izquierda y apoya nacionalismos y populismos?

La izquierda no puede ser nacionalista por su propia génesis y tampoco populista por su ideología ¿Quién representa entonces a la izquierda en España?

¿Por qué el PSOE dice ser la izquierda y apoya nacionalismos y populismos?
Pedro Sánchez. / RR SS
Pedro Sánchez. / RR SS

Firma

Raúl Saavedra

Raúl Saavedra

El autor, RAÚL SAAVEDRA, es colaborador de MUNDIARIO. Es ingeniero industrial por la ETSIIM. @mundiario

La izquierda, lo que habría de llamarse socialismo aunque luego se le pusieran adjetivos como socialismo utópico, socialismo real (comunismo) o socialdemocracia, parte de la lucha de clases entre el proletariado y el capitalista, entre el trabajador y el que vive de rentas como escribía Carlos Marx en "Trabajo Asalariado y Capital". Estos conceptos se han ido diluyendo según desaparecían sus modalidades más dogmáticas como el leninismo, el marxismo y el anarquismo en cualquiera de sus variantes, y también el capitalismo salvaje que dejó paso a una amplia clase media con millones de autónomos y pequeños empresarios que depositan sus ahorros en bancos y fondos que buscan una rentabilidad al capital, pero lo que jamás podrá desaparecer es el fin que llevó a crear la Primera Internacional o la izquierda habrá desaparecido. Este fín no era otro que tratar al trabajador, a la humanidad, como algo universal, algo ajeno a las fronteras y por eso su himno de llama la Internacional, un canto a que "LaTierra sea un paraíso patria de la humanidad". Tan cierto era este sentimiento que rapidamente el movimiento acogió un idioma nacido para poder comunicarse, un idioma sencillo, el "esperanto", que podría ser utilizado por gente sencilla a diferencia de los intentos anteriores con el latín o el griego que hablaba toda persona culta en su época, o el inglés actual que el rápido crecimiento del español está transformando en spanglish. 

Apoyar la expansión de lenguas minoritarias más allá de un tema cultural no es de izquierdas, es legítimo pero no es de izquierdas. Solo la Unión Europea cuanta con 24 lenguas oficiales y otras 60 regionales, y en el mundo se hablan unas 7.000 lenguas ¿de verdad fomentar lo que separa es priorizar al ser humano? El ejemplo de la lengua no debe ser utilizado para abolir su uso o fomentar su desconocimiento, solo para indicar que esa no era la intención de la izquierda cuando se constituye el socialismo como un movimiento internacional. El fin de la izquierda era el progreso y la justicia social del ser humano sin fronteras, extender esta ideología y trasladarla a las masas porque si lo hacemos al revés, si prometemos lo que la gente quiere oír aunque no se pueda realizar en las actuales circunstancias del desarrollo mundial, eso es populismo.

Revisando la historia reciente vemos que nacionalismos y populismos han sido apoyados y alimentados por el PSOE aunque no solo por el PSOE. Fue este partido el que aupó en un tripartito al BNG en Galicia, el que hizo florecer el nacionalismo de "izquierda" que ahora gobierna junto a populistas importantes Ayuntamientos y Diputaciones en un intercambio de cromos, para ti el Ayuntamiento y para mí la Diputación o al revés. Lo mismo hizo en Cataluña con otro tripartito que valió para resucitar a una ERC derrotada por CIU entonces, los que luego fue CDC y más tarde PDCat, que eran la derecha burguesa nacionalista, la de los pactos entre el PP y Pujol. El PP también se apoyó, y se sigue apoyando en el PNV vasco pero el objeto de este artículo no es analizar la influencia del PP en el auge del nacionalismo porque siendo muy arriesgado por el tema de las lealtades, tiene una cierta coherencia porque todos son nacionalistas y no internacionalistas. Volviendo al PSOE, que también apoya al nacionalismo de "izquierda" en la Comunidad Valenciana, es de destacar otro sinsentido, que apoya al populismo en todas las partes donde suma, Madrid, Zaragoza, Barcelona, etc. No es de extrañar que este partido haya caído desde los 169 diputados que obtuvo con Zapatero a los 84 actuales y aún así divididos en dos tendencias claras, los partidarios de pactar con nacionalistas y populistas, perdiendo así su ideal socialdemócrata, y los partidarios de pactar con el centro liberal-progresista de Ciudadanos como hicieron en Andalucía. 

Mientras se deciden, la fuga de votos ha sido espectacular. Los que querían una izquierda real y pensaban que el neocomunismo estaba en Podemos allí se han ido hasta convertirlo en un partido importante, mientras otra parte se iba a Ciudadanos (el 25% de sus votantes). España necesita que la izquierda sociológica se agrupe entorno a un partido constitucionalista, progresista, y respetuoso con las leyes que aprueba el Parlamento y los parlamentos autonómicos dentro de sus competencias. Si van detrás del voto nacionalista o populista, de los sillones que estos partidos les pueden proporcionar, lo más probable es que el PSOE siga rompiéndose, y aunque la fuga a Podemos ya no crezca más, la que se dirige a Ciudadanos, la que abomina de nacionalismos secesionistas y populistas utópicos, de unos apoyos que en nada les han hecho crecer, se irán camino de Ciudadanos porque este partido siempre ha tenido claro que hay alianzas peligrosas que no se deben hacer por mucho que prometan, y también que pactarán con quien les permita cumplir más puntos de su programa, y recordemos que el PSOE apoyó 250 puntos ¿cómo puede seguir en los gobiernos donde está o donde los apoya?. Quizás los afiliados lo apoyen pero los votantes parecen decir que no porque hay una parte de España que es de izquierdas y no la encuentra en ningún lado. @mundiario