Buscar

MUNDIARIO

El PSOE vuelve a recordarle a Podemos que no les sirve para fomar Gobierno

El Gobierno avisa de que su única propuesta es un Gobierno a la portuguesa. Podemos mantiene su línea y quiere coalición sí o sí.
El PSOE vuelve a recordarle a Podemos que no les sirve para fomar Gobierno
Carmen Calvo, vicepresidenta del Gobierno
Carmen Calvo, vicepresidenta del Gobierno

Firma

Héctor Antonio Morales

Héctor Antonio Morales

El autor, HÉCTOR ANTONIO MORALES, es colaborador de MUNDIARIO. Se formó en la Universidad Rafael Landívar de Guatemala. @mundiario

La Guerra Fría entre el PSOE y Unidas Podemos ha tenido un nuevo episodio este miércoles a raíz de declaraciones hechas por Carmen Calvo. La vicepresidenta del Gobierno ha atacado al partido de Pablo Iglesias tras la propuesta que éste les enfiló a principios de semana y que ya el martes había sido calificada de "inviable" por el partido socialista. Calvo ha vuelto a poner sal a la herida al recordarle a Iglesias que "sus escaños son insuficientes para la legislatura y para la gobernabilidad. Partamos de esa realidad".

El lunes, los morados emitieron un documento de 119 páginas en dirección a Ferraz para proponer un acuerdo programático y de estructura de Gobierno en el que integrantes de Podemos estarían a cargo de una vicepresidencia social y de tres ministerios. "La propuesta está basada en el punto en el que nos habíamos quedado. Es incomprensible que algo fuera viable en julio y sea inviable en agosto", dijo Pablo Echenique, encargado de las negociaciones por el partido emergente. Casi un mes antes, Sánchez ya había rebotado la opción de dejar a Iglesias un espacio en el Consejo de Ministros, por lo que aquél se quitó voluntariamente del camino y entonces el PSOE propuso un proyecto como el que ahora propone Podemos, que en aquella ocasión lo rechazó tajantemente.

“Nosotros fuimos en serio, hicimos una propuesta razonable para haber hecho un Gobierno de coalición. No ocurrió porque Unidas Podemos lo rechazó, porque sus pretensiones son literalmente la imposición de un grupo al que triplicamos en escaños… ¡Les hemos escuchado que estarán de comisarios para que no nos derechicemos! No hay precedentes de un grupo, además mucho menor, que intente imponer una fórmula de dos gobiernos”, se quejó la vicepresidenta en funciones. Echenique respondió al fuego diciendo que no entrará en una dinámica de "reproches" y pasará de la confrontación.

Los de Iglesias mantienen un tono pacífico pese a los constantes ataques que llegan desde La Moncloa. "Hemos hecho respuestas constructivas por eso hemos trabajado en agosto en ese documento de más de 100 páginas", dijo Echenique a Telecinco. "La flexibilidad facilita el acuerdo. No hemos parado de ceder desde el principio", añadió.

La vicepresidenta contestó atacando de nuevo al líder de Podemos. "Este tiempo no ha pasado en balde. Iglesias rechazó una propuesta y se ha generado una gran desconfianza. No queremos llevar al Gobierno de la nación a un día a día que sea imposible", explicó a la SER. "El presidente Sánchez lo dijo, no va a ser investido a toda costa, en contra de sus convicciones para que la estabilidad de un Gobierno no funcione en el día a día".

Lo único en lo que se han puesto de acuerdo ambos partidos es que la estabilidad del futuro Ejecutivo está en la cuerda floja. Mientras el PSOE pone el dedo a Podemos por los problemas que podrían surgir de un Gobierno en unidad, Echenique estima que "esto no es solo un problema de investidura, es un problema de una legislatura". "Si uno obtiene los números in extremis para obtener la investidura, pero luego la gobernabilidad falla, pues tenemos gobiernos inestables. Es lo que vimos antes de las elecciones", compareció el dirigente morado.

La idea del Gobierno es ofrecer un programa nuevo con el que Unidas Podemos ceda y termine por apoyar la investidura de Sánchez. El jefe de Gobierno apura los detalles para sus encuentros con los jefes del PNV y PRC antes de partir a Biarritz, Francia, donde participará en el G7. La semana entrante se reunirá con colectivos sociales, tal y como ya hizo a principios de agosto. El propósito es presionar a Podemos para que ceda en su petición de poner a ministros en el nuevo Ejecutivo y apoye la idea de ser socios externos. De fracasar, las segundas elecciones el 10 de noviembre serán ya inevitables.

"Espero que no vayamos a elecciones. Pueden pasar dos cosas: una mayoría progresista como ahora porque el PSOE no va a tener mayoría absoluta y dependerá de los escaños de Unidas Podemos. La otra opción es que Casado sea presidente con ministros de Ciudadanos y a lo mejor de Vox. Y por cierto tardarían cinco minutos ponerse de acuerdo. Con lo cual, ¿qué sentido tiene que los ciudadanos vuelvan a votar? Es poco sensato", dijo Echenique. @mundiario