Buscar

MUNDIARIO

El PSOE empieza a frustrarse y asegura no descartar ya ningún escenario

Carmen Calvo dice que Pedro Sánchez sigue trabajando en sus planteamientos para convencer a Unidas Podemos de que faciliten la investidura pero sus expectativas bajan. Además, las preguntas de Pablo Iglesias a las bases agravan el desencuentro con el candidato del PSOE.

El PSOE empieza a frustrarse y asegura no descartar ya ningún escenario
Carmen Calvo, vicepresidenta del Gobierno. / RR SS.
Carmen Calvo, vicepresidenta del Gobierno. / RR SS.

Firma

Héctor Antonio Morales

Héctor Antonio Morales

El autor, HÉCTOR ANTONIO MORALES, es colaborador de MUNDIARIO. Se formó en la Universidad Rafael Landívar de Guatemala. @mundiario

El PSOE ha bajado su tono de autosuficiencia y empieza a resignarse a no poder salirse con la suya. Eso se interpreta de las palabras de la actual vicepresidenta de Gobierno, Carmen Calvo, quien ha aceptado en la SER que el partido oficial ya no descarta ningún escenario de cara a la investidura que Pedro Sánchez intentará desde el 22 de julio. Calvo no quiso descartar esta vez que los suyos aceptarían a integrantes de Podemos en el nuevo Ejecutivo, algo inédito hasta ahora pues toda la dirigencia roja había expresado hasta el cansancio su reticencia a dejar meterse al baile a los morados.

"Todos los escenarios posibles es ver cómo van a actuar los grupos parlamentarios", dijo ante los micrófonos de la estación radial para luego recordar que Sánchez es el único responsable de "plantearse todos los escenarios". Calvo también espera que los dirigentes de Podemos puedan acudir este fin de semana a una nueva ronda de negociaciones con su partido. El PSOE tiene ya un equipo especial para abordar este tema y el mismo insistirá en que el nuevo Gobierno se forme a partir del documento pragmático que los mismos socialistas dieron a sus interlocutores esta misma semana. Podemos no quedó nada convencido con el mismo y este viernes anunciaron una consulta a sus bases para decidir cómo procederá la agrupación en la sesión de investidura.

Lo que sí ha querido dejar zanjado es la posibilidad de llamar a nuevas elecciones en caso de que Sánchez pierda las votaciones en la Cámara Baja. "¿En septiembre qué cambia? Solo pasan 30 días de agosto ¿Y cambia algo? No es serio, el país tiene que tener sus instituciones conformadas y nada paralizado", clamó.

La segunda al mando del Gobierno no quiso adentrarse en confirmar la opción de que el Consejo de Ministros pueda ser integrado también por miembros de Podemos. Calvo, con diplomacia, solo reiteró el discurso oficial, que es el de que se aceptará a personas independientes con alguna corriente ideológica semejante a la de Pablo Iglesias. "El presidente dijo que está dispuesto a asumir a personas independientes. Respetamos a Podemos, porque son cercanos en muchos registros; los nombres importan poco", dijo.

También quiso llamar al Partido Popular para que faciliten la vida a Sánchez. "El encargo de los ciudadanos para gobernar es a nosotros (en alusión a su partido) pero a la gobernabilidad tienen que contribuir todos y apelamos a su responsabilidad", dijo en una clara referencia a los conservadores. Así las cosas, Calvo ha pedido a Pablo Casado y los suyos que reflexionen y se abstengan en la votación del 23 de julio. Esta solicitud es una medida de presión luego de que este viernes 66 de los 68 diputados que se abstuvieron en la última sesión de investidura de Mariano Rajoy pidieran al PP que devolviera la cortesía y jugara limpio. @mundiario