El PSOE le avisa al PSC que podrían romper filas si se niegan a abstenerse

Mario Jiménez, portavoz de la Comisigón Gestora del PSOE. : teleprensa.com
Mario Jiménez, portavoz de la Comisigón Gestora del PSOE. / teleprensa.com

Con la abstención prácticamente confirmada a falta del anuncio oficial, los socialistas meten presión a los catalanes, ensimismados en su necedad de continuar con el no a Rajoy.

El PSOE le avisa al PSC que podrían romper filas si se niegan a abstenerse

Apurados y temerosos de que la zanja se reabra cuando parece que empiece a cerrarse, el PSOE ha enviado un mensaje al PSC, a estas alturas la única piedra en el zapato lo suficientemente importante para inquietar a la Comisión Gestora. Ya la suerte está echada y se espera que este domingo la máxima autoridad del partido obrero oficialice que sus congresistas se abstendrán en la segunda votación, dejando así el paso libre a Mariano Rajoy. No obstante, y pese a que figuras importantes como Patxi López han cedido a la iniciativa general del partido, en Cataluña sus planes siguen siendo de no, no y recontra no, por lo que los directivos temen que los catalanes escenifiquen la división que agudiza en la agrupación.

Ya en su reunión a principios de semana Miquel Iceta, número uno del PSC, le había trasladado a Javier Fernández su intención de no seguir la orden del comité si ésta resultaba siendo la de abstenerse. "Si el PSC toma una posición que pudiera ir en contra de la disciplina y en contra de lo que apruebe democráticamente el órgano legitimado para establecer esa posición, evidentemente estaríamos ante una posición política diferente", advirtió Mario Jiménez, portavoz de la gestora. Así, e indistintamente si Rajoy alcanza la presidencia gracias a la abstención socialista, Jiménez avisa que habría que sentarse a "hablar con honestidad y claridad sobre ese escenario que se produciría".

Si bien el PSC es un partido independiente de todas formas cuenta con representación en los máximos órganos de dirección, como el Comité Federal, lo cual obliga al PSOE a encontrar una forma de mantener a todas sus extremidades unidas. Los más cercanos a los directivos de la gestora consideran que si los catalanes forman parte de la celebración del comité tendrán que cumplir sí o sí los mandatos que aquél decida.

En Cataluña estiman que al partido le importaría poco abandonar las filas del partido obrero, su no no apunta a cambiar. Ya ese posible quiebre lo había anunciado Emiliano Garcia-Paige, presidente de Castilla-La Mancha hace una semana exactamente. No obstante, hay quienes, como José Zaragoza y Patxi López, esperan que no se rompan las relaciones entre ambos bandos.

Las relaciones entre Iceta, líder catalán, y los principales pesos pesados del partido, como Fernández, García-Paige y Susana Díaz está ya de por sí muy desgastada. Iceta nunca ha ocultado su respeto hacia Pedro Sánchez y el desprecio con el que fue tratado en sus últimos días como secretario general. Y como el amigo de mi enemigo es mi enemigo aquello no ha hecho bien en Ferraz. Aparte de eso, el líder del PSC es un conocido defensor de la celebración de un referéndum en Cataluña a lo Canadá lo cual se suma a sus acercamientos con fuerzas independentistas como otros dos grandes motivos para encender a los más españolistas del PSOE.

El 9 de julio, en un Comité Federal a puerta cerrada, el asturiano había anunciado que ambos partidos debían plantearse a qué están jugando como resultado de la propuesta de Iceta de celebrar una consulta si la reforma a la Constitución triunfaba en Cataluña. "Si el congreso del PSC aprueba la celebración de ese referéndum, ese partido tendría que replantearse otra relación con el PSOE antes de que el PSOE lo haga con ellos", advirtió Fernández.@hmorales_gt

 

El PSOE le avisa al PSC que podrían romper filas si se niegan a abstenerse
Comentarios