Buscar

MUNDIARIO

El PSOE se acerca a su punto de ebullición por las negociaciones con ERC

Dirigentes del partido socialista abren un fuego cruzado que amenaza con la ruptura de ciertas filas, especialmente en Aragón y Castilla-La Mancha.
El PSOE se acerca a su punto de ebullición por las negociaciones con ERC
Emiliano García-Page, presidente de Castilla-La Mancha. / Twitter
Emiliano García-Page, presidente de Castilla-La Mancha. / Twitter

Firma

Héctor Antonio Morales

Héctor Antonio Morales

El autor, HÉCTOR ANTONIO MORALES, es colaborador de MUNDIARIO. Se formó en la Universidad Rafael Landívar de Guatemala. @mundiario

El alambre interno del PSOE está más cerca de reventar a medida que continúan las negociaciones con ERC. El partido socialista se aproxima a una guerra civil que ya dio sus primeros disparos al aire desde las casetas de Miquel Iceta, primer secretario del PSC, y Javier Lambán y Emiliano García-Page, presidentes de Aragón y Castilla-La Mancha, respectivamente. Entre este trío se han atacado por la dependencia que tiene el partido de los 13 legisladores del partido catalán para formar Gobierno.

El choque de trenes vino luego de que se criticara que Pedro Sánchez acudió directamente al regazo de los republicanos sin haber buscado antes algún plan alternativo, aunque sea negociar con Ciudadanos, que con 10 diputados garantizaría un triunfo en la votación sin pasar por la abstención de ERC. "Yo para Reyes lo que no quiero, como no creo que quiera ningún español o española, es vaselina. Vaselina no queremos. Queremos tener unos buenos Reyes, un mejor 2020 y sobre todo tener la conciencia tranquila", dijo el miércoles García-Page, a lo que respondió Iceta diciendo que el comentario fue "inoportuno" e indigno del presidente de una autonomía.

El jefe de la filial socialista en Cataluña pidió a los dos líderes territoriales que mostraran "respeto" pues sus palabras podrían dinamitar las conversaciones entre socialistas e independentistas. Pero Lambán y García-Page critican que no se les mantiene al tanto de lo que se negocia. "Negarnos el derecho a opinar a los demás, a los españoles, era algo propio de los independentistas catalanes y exclusivamente suyo. Pero estoy viendo que el supremacismo por desgracia está haciendo estragos en Cataluña", espetó Lambán a Iceta. Para el aragonés, los chicos de Oriol Junqueras son "indeseables para la gobernabilidad".

"Le quisiera recordar al compañero Iceta que sobre toda España hablamos todos los españoles y todo el PSOE. Me gustaría, ya que nos pide respeto con los independentistas, verme defendido por él ante tanto insulto y ataque que recibo yo y otros presidentes autonómicos por defender la unidad de España y la igualdad", replicó García-Page a Iceta, quien quiso poner un poco de veneno al recordarle que si no presidió el Senado es porque precisamente los independentistas lo impidieron. "Yo no he llamado xenófobo a Torra, hay quien lo ha hecho, y ahí no he visto para nada protestar al compañero Iceta. ¿O es que hay que esperar a que los independentistas veten a Iceta para ir al Senado para entonces poder criticarlos? ¿Entonces sí vale decir que España no puede depender de los independentistas? No. Yo digo lo mismo que hace tres semanas, que hace tres años y probablemente lo seguiré diciendo los próximos 30", cerró García-Page. @mundiario