Los progresos de España con China no incluyen la nueva Ruta de la Seda

Pedro Sánchez y Xi Jinping. / Mundiario
Pedro Sánchez y Xi Jinping. / Mundiario

La visita del presidente Xi Jinping trae consigo la firma de una veintena de acuerdos institucionales y comerciales entre España y China, pero el Gobierno de Madrid se mantendrá leal a los dictados de Francia y Alemania sobre la conectividad con Asia.

Los progresos de España con China no incluyen la nueva Ruta de la Seda

Son importantes los progresos de España con China –un mercado de 1.400 millones de habitantes, el 17,5% de la población mundial– pero no tanto como para incluir la nueva Ruta de la Seda que abandera el Gobierno de Xi Jinping. De hecho, la visita del presidente chino a Madrid –la primera en 13 años– trajo consigo la firma de una veintena de acuerdos institucionales y comerciales entre España y China, pero el Gobierno de Pedro Sánchez se mantuvo leal a los dictados de Francia y Alemania sobre la conectividad con Asia, cuya estrategia es diferente a la llamada Nueva Ruta de la Seda (Belt and Road Initiativeo / BRI, según su nombre oficial en inglés).

La Nueva Ruta de la Seda es un plan chino de infraestructuras ferroviarias y marítimas que pretender conectar China con las principales economías de Europa, Asia, África y Oceanía. El Gobierno de España no descartó ante Xi Jinping participar en proyectos concretos de La Nueva Ruta de la Seda, pero rehusó suscribir globalmente una iniciativa que divide a Europa. 

Frente a la posición china, la UE acaba de aprobar su propia iniciativa de conectividad con Asia, con el aval de España, que sigue los criterios de Alemania y Francia, los dos países que manejan los hilos de Europa. Los gobiernos de Berlín y Paría creen que la Nueva Ruta de la Seda es solo un vehículo para extender la influencia china. Buscan mayor reciprocidad.

España tiene todavía mucho que avanzar en sus relaciones con China. El déficit comercial prueba que España importó en 2017 por 25.661 millones de euros y exportó por 6.257 millones, lo que supone una balanza deficitaria del 75%.

Xi Jinping ha destacado en Madrid que la situación internacional experimenta una “inestabilidad e incertidumbre sin precedentes” en la que el mundo afronta la “encrucijada de hacia dónde va la humanidad”, si hacia la ampliación de la globalización y el libre comercio o hacia el unilateralismo y el proteccionismo. Xi Jinping aboga por lo primero y llama a España a unirse como socio clave. @mundiario

Los progresos de España con China no incluyen la nueva Ruta de la Seda
Comentarios