Por qué este progre votará a Pedro Sánchez

Pedro Sánchez, presidente de Gobierno. / Twitter
Pedro Sánchez, presidente de Gobierno. / Twitter

La empresa de  reconstruir el puente hacia la socialdemocracia no pudo encontrar mejor candidato, opina el autor.

Por qué este progre votará a Pedro Sánchez

No hablaré de razones emotivas, que también las tengo, sino de razones prácticas. Las emocionales las compartimos todos los socialistas, con carnet o sin él. Conocemos las mil batallas de Pedro, sus lágrimas y sus victorias, y hemos participado con orgullo a su lado, cada uno desde su puesto. La empresa de  reconstruir el puente hacia la socialdemocracia no pudo encontrar mejor candidato. Si algo sabemos es que no acepta la derrota como algo definitivo, sino que aprende de ella para seguir luchando con mejores argumentos. Ahí es una victoria. Solo pierde el que se rinde y Pedro es incombustible. El acto de votarle es para los progresistas algo que brota de nuestra propia naturaleza indómita. No hay mayor rebeldía que optar por quien se enfrenta al poder establecido sin más armas que la razón y la palabra. Enfrente las mesnadas radicales de la derechita cobarde ya dominadas por la ultraderecha eterna. CiPeVox, le llama un buen amigo. Cachofachas otro más exaltado. Populismo de chiringuito y Gúrtel, casa de citas el viernes por la noche, cacería el sábado y misa de domingo. A Dios rezando y al pueblo robando. La Conferencia se lo bendiga. 

Y he dicho que no quiero hablar de emociones, sino de razones. Estas son más importantes, algunas hechas y otras aún por hacer: el aumento del salario mínimo que da un paso más en la dignificación de los españoles asalariados; la recuperación de la Sanidad universal, que es la más alta cota de humanidad que haya brillado en cualquier nación de cualquier tiempo; la suspensión del copago farmacéutico, el aumento hasta el 5% del PIB para educación, la abolición de la prostitución, la regulación de la eutanasia o el desarrollo de un marco para ordenar la urgente transición energética, son razones poderosas y muy claras. Pero la más importante es que recupera con orgullo el proyecto socialdemócrata que es la base de nuestra ideología de clase. El Partido Socialista fue, es y será el mejor garante de la estabilidad social, porque es el camino de  la modernización, la solidaridad y el progreso. Y sí, que la ultraderecha nos llama progres. A mucha honra, somos progres y por eso somos el motor del futuro. Somos progres con orgullo. La antítesis del progre no es el liberal, ni el conservador que son demócratas, sino el fascista, que odia la democracia y anhela destruir nuestro Estado Social y de Derecho. Contra estos debemos estar todos los demócratas. Por eso yo, un progre con orgullo de serlo, votaré a Pedro este domingo. Y si el lunes amanece un país ultraderechista, oliendo a Nodo e incienso, que no sea porque yo me quedara en casa. Iré a votar. ¡Claro que iré a votar!

Por qué este progre votará a Pedro Sánchez
Comentarios