Es probable que estemos asistiendo a los albores de la España necesaria

Lorca y su Andalucía.
Lorca y su Andalucía.

Con Andalucía se inicia un año lleno de eventos electorales. Las municipales y autonómicas de mayo modificarán el mapa político español de tal manera que nada volverá a ser igual.

Es probable que estemos asistiendo a los albores de la España necesaria

Con Andalucía se inicia un año lleno de eventos electorales. Las municipales y autonómicas de mayo modificarán el mapa político español de tal manera que nada volverá a ser igual.

 

En esto que estaban los andaluces de IU dándole vueltas a la posibilidad de convocar un referéndum para decidir si continuaban apoyando o no al PSOE y a Susana Díaz como presidenta, más que nada para marcar “paquete” y amargarle el fin de semana. Sabido es que son lentos de reflejos y que al igual que en La Vida de Brian con los recordados Monty Python, estos también discuten hasta el aburrimiento. Total, que en mitad de la segunda votación de la primera propuesta  se escucha lejano un puñetazo sobre una mesa de Palacio, al tiempo que la Presidenta anuncia la convocatoria anticipada de elecciones. Exposición variada de motivos: estabilidad institucional, que con Andalucía nadie juega -que manía de ponerse a un país por montera- que si patatín, que si patatán… En resumen, los de IU desencajados y sin juguete, pánico en el rostro por una más que probable implosión política a corto plazo. La decisión de la Presidenta se puede contemplar como un adelanto de la Feria de Abril, con fecha el 22 de Marzo próximo.  

Los partidos políticos preparan sus casetas, se comienza a esparcir albero desde la entrada al recinto político/ferial hasta el fondo del paseo, donde, dicen, dispondrá su caseta el Partido Andalucista, que no está para muchos Pachecos. En función de los resultados de las pasadas elecciones se disponen las carpas. Entrando en el recinto, a la derecha, se ubica la del PP, con gente muy atareada de un lado para otro, colocando panfletos, pancartas, atriles y farolas por doquier. El “securita” de la entrada intenta decirnos el nombre del “cabeza de lista”, no se acuerda, y le pregunta a alguien que pasaba por allí: ¡Oyee, quillo...! ¿Cómo se llama el hombre este que llevamos como cabeza de cartel? Sí hombre, ese muchacho moreno con pinta de “buena gente”, que el otro día paseaba con el Évole por Sevilla y lo confundían con otro… Ahhh sí, se llama Juan Manuel Moreno Bonilla, afirma convencido, al tiempo que nos asegura que mejorarán los resultados anteriores, porque al Arenas no le votaban por “señorito”, pero a este sí, ya que tiene más aspecto de jornalero estudiado, aunque lego en matemáticas. Nos informa que le han pedido a “Génova” que no envíen más a Rajoy, que con cada visita bajan 1 punto, mejor que se queden todos por allá, aquí se bastan, remata el hombre con cara de circunstancias. Tienen buena intención, con un gran lastre en Madrid y un mal fario patológico, incluso se equivocan cuando aciertan.

Entrando a la izquierda, pero unos pasos más atrás, la caseta del PSOE andaluz reluce con mil detalles, farolas y “faroles” se reparten al gusto. Aquí todo es optimismo, sonrisas por doquier, todos dicen que su candidata Susana Díaz ¡está que se sale! Y todo porque el CIS le otorga menos escaños que en las anteriores elecciones, pero son primeros en la larga lista de candidaturas -no se conforma quien no quiere- Al fondo adivinamos a la presidenta con sonrisa perenne y vestido de premamá, quizás prematuro, aunque oportuno -donde esté un buen embarazo que se quite un mal programa-. En el ambiente un olor especial, como de ambientador de oferta del Carrefú; al bajar la vista al suelo se observa una tapa de alcantarilla precintada con unas letras: E.R.E. ahora se entiende lo del tufillo. Rumorean que le han dicho a Griñán y a Manolo Chaves que ni se les ocurra pasar por la caseta. A Ferraz le han trasladado la orden de que Sánchez, un par de veces como mucho y basta.

A continuación  y más a la izquierda se ubica la caseta de IU, que más que una caseta, parece una réplica de los asentamientos del 15 M -aquí el que no corre, vuela- tratan por todos los medios de reafirmar su espacio y, todavía en estado de shock, miran de reojo al fondo donde se ubican, eso se temen, los que les van a robar los votantes, el pescaíto frito y el fino La Ina. Ahí los dejamos, muy mosqueados y velas a La Macarena, que ya es desespero.

Lo que a continuación se adivina no es una caseta, nada que pueda recordar a lo ya instalado. Situado en “algún lugar”, tampoco es cuestión de ubicarse, un inmenso círculo morado, en cuyo interior se distribuyen 7 círculos de menor tamaño y en el centro un inmenso atril triangular con unas iniciales: PIT. Lo inaudito, a saber cómo lo lograron, es que todo el entramado no pisa albero, están levitando a unos 15 cms del suelo -eso es categoría y lo demás boberías- Sorprende ver a la candidata Teresa Rodríguez, ante las cámaras de la Sexta, que no pierde detalle de las indicaciones que le está dando Sánchez Gordillo, acuerdan cambiar la franquicia para Andalucía y que pase a llamarse “Lo vamo-a-intentá” y comentan algo referente a unas fincas de Mario Conde, esta vez no se presenta, ni se le espera.

La caseta de Ciudadanos linda, sospechosamente, con la del PP, a pesar de las protestas sin éxito  de estos últimos, tan colorida es que podría confundirse con una gran “rojigualda” o con una “senyera”. Un extraño artilugio sobresale en forma de percha que pende sobre el techo del recinto vecino. Albert Rivera está charlando con unos periodistas de Tele 5, lleva así unas dos horas y no se espera que termine en otras dos. Otras carpas y casetas se reparten para este evento, todos con aspecto anecdótico y como si no creyesen mucho en sus posibilidades.

Andaluzas, municipales, catalanas, españolas...
El próximo 22 de Marzo se abre el telón de un año lleno de eventos electorales, a cada cual más determinante. Las municipales y autonómicas de mayo modificarán el mapa político español de tal manera que nada volverá a ser igual. Las elecciones catalanas pondrán a cada cual en su sitio y a Artur Más fuera de la Generalitat. Y como colofón, las elecciones generales que determinarán el final de un ciclo, la desbandada de los arribistas y gritos en forma de llanto en las sedes de Génova y Ferraz. Con la entrada en el hemiciclo de los “místicos “de Podemos y el “dos por uno” de Ciudadanos es probable que estemos asistiendo a los albores de la España Necesaria.

 

Es probable que estemos asistiendo a los albores de la España necesaria
Comentarios